viernes, 19 de mayo de 2017

FIRMA MANIFIESTO NUCLEARES.¡¡



Nos gustaría contarte además que durante la primera semana de junio daremos a conocer las adhesiones a este manifiesto, así como hacer una llamada a la gran movilización que se producirá el próximo día 10 de junio en Madrid.
Nos gustaría mucho que nos pudieses acompañar ese día, para lo que desde distintos lugares se están organizando autobuses.
Por último, te pedimos un granito de arena más a través de la financiación colectiva que hemos puesto en marcha. Juntos conseguiremos que el próximo 10 de junio sea el inicio del cierre de las centrales nucleares, el abandono del cementerio nuclear en Cuenca, la mina de uranio en Salamanca y la ampliación de El Cabril.
Nos vemos el 10 de Junio

martes, 16 de mayo de 2017

Ecología | La privatización de los acuíferos


El agua potable es un bien cada vez más escaso. En muchas regiones, los ríos y los canales subterráneos corren peligro de desaparecer o están gravemente contaminados. Las reservas mundiales disminuyen a medida que crece la población, el calentamiento global, la desertización y la actividad industrial. Sin embargo, la demanda mundial de agua dulce se duplica cada 20 años. Antes del año 2025 la demanda de agua excederá los recursos terrestres en un 56%.
Uno de cada cinco habitantes del planeta no tiene acceso a agua potable y uno de cada tres carece de saneamientos adecuados. Cuatro millones de niños mueren cada año por enfermedades causadas por la contaminación de las aguas. El 20% de las especies acuáticas de agua dulce han desaparecido o están al borde de la extinción.
La Mega-Ciudad de México, antaño tierra de bosques y lagos, se hunde irremediablemente debido a la excesiva cantidad de agua extraída del subsuelo. En Texas, los granjeros de las altas praderas bombean el líquido de los acuíferos más rápido de lo que la lluvia tarda en rellenarlos. El acuífero más grande de los Estados Unidos, el Ogallala, se está desecando a un ritmo de 12.000 millones de metros cúbicos al año.
El Mar de Aral, en Asia Central, fue una vez el cuarto lago subterráneo más grande del mundo y una de las tierras más fértiles del planeta. Los dos ríos que lo abastecían fueron desviados por la Unión Soviética para cultivar algodón en el desierto. El nivel del agua descendió más de 16 metros en 22 años. Hoy es un desierto tóxico. La región circundante tiene las tasas de mortalidad infantil más elevadas del planeta.
En India, el caudal del Ganges no sólo está altamente contaminado por arsénico, sino que además ha mermado de tal forma que los pantanos y manglares de Bangladesh corren peligro de desecarse.
En el norte de China, donde se encuentran las dos terceras partes de los campos de cultivo de todo el país, las reservas de agua subterránea se están agotando. En las zonas bajas del río Amarillo no corrió ni una sola gota de agua durante 226 días en 1997. Los tres grandes ríos que atraviesan la región están altamente contaminados.
Australia es el continente más seco del mundo. Parte de los terrenos más fértiles del país han sido destruidos por la salinización provocada por el intento de redirigir el caudal del río Snowy.
En África occidental, la situación es dramática. En Nigeria, la mitad de la población no tiene acceso a agua potable. Y en Sudáfrica la empresa concesionaria del suministro cerró el grifo a un 80% de los pobladores de Alexandra Township por falta de pago.
El lago Chad era hace tiempo el sexto lago más grande del mundo, en la actualidad ha perdido casi el 90% de su superficie y está agonizando.
Las disputas por el control y la propiedad del agua están originando multitud de conflictos internacionales. Según un informe de las Naciones Unidas, el acceso al agua podría ser el detonante de muchas guerras durante los próximos años. Egipto ha amenazado con utilizar la fuerza para garantizar su acceso a las aguas del Nilo, río que comparte con sus vecinos de Etiopía y Sudán. Si la población de estos países continúa creciendo desmesuradamente, la competencia por el agua podría ser atroz. La construcción de represas en Turquía sobre los ríos Tigris y Eufrates constituye un foco de tensión permanente. Siria e Irak han acusado a este país de robarles el líquido y vital elemento.
El agua es el recurso más preciado en Oriente Medio, más incluso que el petróleo. Las aguas del río Jordán fueron una de las principales causas de la guerra de 1967. Los israelíes de Cisjordania consumen cuatro veces más agua que sus vecinos palestinos. Siria ha acusado a Israel de permanecer en las costas del Mar de Galilea para controlar los importantes recursos hídricos de la zona.
El agua será, sin lugar a dudas, el gran negocio de este siglo XXI. De ello son plenamente conscientes las multinacionales, que ya han empezado a desplegar nuevas estrategias para asegurarse su control. En todas partes están presionando a los gobiernos para que privaticen las compañías de aguas y los recursos hídricos.
La prestigiosa escritora y ecologista Vandana Shiva denunció a la compañía estadounidense Bechtel, a la que acusa de “desestabilizar a comunidades locales de varios países del mundo” en su empeño por “impulsar la privatización del agua”. En el año 2000, Bechtel fue expulsada de Bolivia. Un año antes, el Banco Mundial recomendó la privatización de la empresa municipal de aguas de Cochabamba. Bechtel se benefició de la privatización y, pocos meses después, el agua costaba más de la quinta parte del salario medio mensual. Una gigantesca movilización ciudadana paralizó la ciudad durante cuatro días y la compañía se vio obligada a abandonar el país.
Bechtel se ha instalado en el Irak de postguerra con un contrato de 680 millones de dólares relacionado con “los sistemas municipales de agua y alcantarillado, infraestructuras de irrigación y dragado y la reparación del puerto de Um Qasar”.
La reunión que tuvo lugar hace años en Montevideo entre el Banco Mundial y los países del Mercosur tenía por objeto asegurar el control del Acuífero Guaraní, posiblemente la más importante reserva subterránea de agua dulce del mundo. Fruto de los acuerdos alcanzados, el Banco Mundial, la Agencia Internacional de Energía Atómica, la OEA y varios países europeos financian un proyecto destinado aparentemente a la protección ambiental, pero en realidad está orientado a asegurar el control sobre el acuífero por parte de estas entidades.
Las ONGs del Foro Social del Agua consideran que el agua “es un derecho, un bien de la humanidad, y no sólo un recurso renovable con valor económico que puede ser tratado como una mercancía, de la forma que pretenden quienes quieren privatizarla”. El Foro se proclamó contra toda tentativa de privatización y exportación del agua en beneficio de las empresas privadas. Y manifestó su determinación para impedir que el agua se convierta en una mercancía en manos de compañías multinacionales que se lucran a costa del dolor, el hambre y la vida de millones de seres humanos inocentes.

viernes, 12 de mayo de 2017

EL FUEGO NOS ATRAE Y A SU VEZ NOS HIPNOTIZA.

El fuego nos hipnotiza ,quizás nos recuerda a otras vidas  a otras épocas en las oscuras y frías o calurosas  cuevas, esa impronta está en la primigenia de nuestras células, cuando el fuego era importante para la tribu y para absolutamente todo ,era creador de la vida al igual que era el sol.
MIGUEL ÁNGEL ROZAS SANZ.

LA TAUROMAQUIA ES MALTRATO¡¡


martes, 9 de mayo de 2017

Después de andar solicitando, durante demasiado tiempo, la legalidad para conseguir Stevia en hoja seca, en los herbolarios españoles, esto aún no es posible.

Después de andar solicitando, durante demasiado tiempo, la legalidad para conseguir Stevia en hoja seca, en los herbolarios españoles, esto aún no es posible.
En diciembre de 2016, la Asociación Dulce Revolución puso en marcha una recogida de firmas para pedir esta normalización y hasta el día de hoy se han recogido 47.044; un éxito que nos gustaría redondear llegando a las 50.000 en esta semana.
El día de la entrega es el próximo lunes 15 de Mayo i queremos llevarle, a ...
Ver más

Este Domingo 14 Mayo celebramos nuestro IV aniversario en Ensancha el huerto y os queremos invitar a una bonita actividad con un sin fin de actividades.





PROGRAMACIÓN:
12h TALLER DE LAS ABEJAS (infantil) mural interactivo, pinta tizas y manualidades
13h AGROLIMPIADAS 
15h COMIDA DE TRAJE Y CONCURSO DE TAPAS
17h  CHARLA "ACERCÁNDONOS AL MUNDO DE LAS ABEJAS" a cargo de FUNDACIÓN AMIGOS DE LAS ABEJAS
18h TALLER DE YOGA(traeros esterillas o toallas)
19h ESPECTACULO DE PAYASOS a cargo de una COMPAÑIA INTERNACIONAL TRISCIMIE CLOWN


20h CHOTIS
21h CONCI de BORJA ENZIKUTAO

(Traeros pistolas de agua o botellas pequeñas para que podamos refrescarnos un poco con una batalla de agua :) NO GLOBOS por favor)

jueves, 4 de mayo de 2017

La sociedad infantilizada



La sociedad infantilizada

¿El fin de lo humano?
Por JOSÉ LUIS CANO GIL
Todos sabemos que, bajo otras apariencias, la prioridad consciente o inconsciente de los estados no es favorecer sociedades libres, sino pueblos divididos y asustados a fin de explotarlos mejor mediante todo tipo de controles (leyes, reglamentos), "seguridades" (garantismos, restricciones), "socializaciones" (masificación de todas las actividades), "informaciones" (adoctrinamiento en todos los aspectos de la vida) y "entretenimientos" (ultratecnológicos). Lo que se busca es, en definitiva,  la total dependencia de las personas del dominio estatal. O, en términos psicológicos, la infantilización social. De este modo, la mayoría de gente no puede madurar psicoafectiva, intelectual y moralmente ni tiene, por tanto, la menor posibilidad de ser genuinamente libre. Simplemente, se la cultiva como a millones de abejas que zumban, se agitan y sueñan que "eligen"... lo que sus colmeneros deciden todo el tiempo por ellas. Por eso, en mi opinión, no sólo la libertad, sino el amor e incluso el espíritu humano están en máximo riesgo de extinción.
Uno de los requisitos esenciales del amor es, como sabemos, la libertad interior. No la libertad de no estar en la cárcel, o las libertades políticas para esto o aquello, etc., sino la libertad psicológica de vivir tus propios sentimientos, ideas y decisiones sin grandes condicionamientos internos (neurosis), y pese a las incesantes manipulaciones de tus granjeros. Dado que el amor consiste precisamente en promover el libre y peculiar desarrollo integral de las personas (y de uno mismo), ¿cómo podría cualquier abeja-títere, inconsciente de serlo, amar? Las marionetas no son autónomas. Por eso no conocen el amor... y ni siquiera están vivas.
La sociedad infantilizada es, por definición, demandante y paranoica. Como sus explotadores la enajenan sin amor alguno, los individuos se sienten emocionalmente tan vacíos como furiosos. Por ello exigen sin cesar toda clase de gratificaciones, de las que nunca tienen suficiente. Es una sociedad ávida, envidiosa, adictiva; lo quiere "todo" porque su alma no tiene nada. Por eso es también paranoica, ya que, dada su incapacidad emocional de soportar cualquier carga, cualquier frustración, cualquier responsabilidad, sólo puede proyectar al exterior todas sus virtudes, hostilidades y errores, y aferrarse a victimismos y acusaciones. De este modo, todos los problemas, todos los culpables, todos los remedios, todos los salvadores parecen provenir de afuera; exclusivamente del exterior. Nunca de los propios miedos, deseos, egoísmos, conflictos y responsabilidades de las propias abejas hipnotizadas.
Esta sociedad infantil, que ansía ser "protegida" por los mismos poderes que la devastan, no logra despertar, ni amar, ni responsabilizarse de casi nada. No puede soportar cualquier cosa que exiga conciencia, esfuerzo, autodisciplina, o que no sea fácil, rápida y amena. Vive la responsabilidad como una dolorosa privación, como otra injusta e innecesaria frustración, pues... "¡ya ha votado a otros para que hagan los trabajos!". Así que la mayoría de gente delega perezosamente en terceros (políticos, escuelas, guarderías, médicos, psiquiatras, legisladores, jueces, empresarios, expertos, instituciones, administradores de todo tipo) infinidad de responsabilidades que, en rigor, sólo les corresponde a la gente misma. Se quejan de no ser libres, pero entregan fácilmente su poder a los mejores y más astutos postores. Y éstos, encantados, pues en ello consiste precisamente el Negocio Social.
Pero ¿son compatibles la libertad, el amor e incluso el alma humana con nuestras jaulas de oro y soledad, cada vez más vigiladas desde todos los ángulos por toda clase de agentes, funcionarios, policías, ojos electrónicos, bases de datos, desinformadores, propagandistas y redes mundiales inteligentes? ¿Podrá una sociedad pueril, asustada y explotada hasta la médula despertar algun día del inconcebible abuso al que la someten sus granjeros? (La supertecnología parece su arma definitiva, como se ha visto una vez más, p. ej., en el reciente "Mobile World Congress Barcelona de 2016", etc.). Personalmente, no puedo imaginar un mundo huxleriano-orwelliano (es decir, abrumadoramente colectivizado, interconectado y simbiotizado con toda clase de máquinas) donde los individuos al "viejo estilo" (capaces de experimentar sentimientos, pensamientos y decisiones relativamente propias, dotados de verdadera identidad y libertad) no sean cada vez más raros e innecesarios... Y acaso perseguidos.
El amor como valor cultural es históricamente, a mi juicio, un desarrollo del cristianismo que, pese a todos sus defectos e hipocresías, ha suavizado en Occidente durante siglos la barbarie sanguinaria que muchas otras civilizaciones nunca han superado. Nos guste o no, muchos de nuestros valores actuales -dignidad del ser humano, equiparación de hombres y mujeres, protección de los débiles, igualdad, derechos, voluntariado...- son derivaciones en lo político de ideales cristianos. Pero las revoluciones de los últimos siglos y el actual relativismopostmoderno, al odiar y combatir el cristianismo, han vaciado la bañera junto con el bebé que contenía: la cuestión del Amor. Los totalitarisnos que ello ha producido han sido horripilantes, y los antídotos inventados contra tales (justicia, democracia, solidaridad) no igualan al amor ni de lejos (1). Entonces, si nuestra civilización pierde espiritual, psicológica y culturalmente todo sentido del amor, que tantos siglos nos costó madurar -conduciéndonos, por ejemplo, hasta el humanismo, el psicoanálisis o el respeto a la infancia-, ¿no quedará peligrosamente abierta la puerta hacia un posible retorno a la barbarie  precristiana (en este caso, de forma ultratecnológica)? En ello consiste precisamente la distopía huxleriana-orwelliana.
Muchos pensamos, por extrapolación de nuestras observaciones psicológicas, que si algún día, mágicamente, la mayoría de padres amasen realmente a su hijos, en un par de generaciones el mundo entero se transformaría por completo. Lo que ninguna política, religión ni cría de abejas nos proporcionará jamás (plenitud, paz, tranquilidad), millones de familias amorosas sí podrían conseguirlo en gran medida. Ahora bien, de momento y por desgracia, la institución familiar, el amor de pareja,  la relación entre los sexos y el amor en general, parecen hallarse en caída libre... Lo único que vemos es a millones de pájaros rotos conectados las 24 horas del día a los barrotes-pantalla de sus opiáceas jaulas de oro, enajenados de la libertad, el amor y la vida. ¿Habrá algo que podamos hacer para evitar el gradual holocausto espiritual, psicológico y posthumano que parece augurar dicha situación?
A mi entender, sí hay algo, un primer paso que sí podríamos dar. Un paso diminuto, pero trascendental. De él podrían derivarse muchísimas otras liberaciones... Y es, lector/a, el siguiente. Pálpate el cuello, la espalda, el pecho, el corazón, y si descubres enganchado a ti cualquier horrible tubo negro, cualquier siniestra maraña de gusanos sorbiéndote la vida, infectándote con mil venenos narcóticos... ¡arráncatelos! ¡Desconéctate de todos esos parásitos homicidas! Y... ¡corre a la calle a vivir tu propia vida!
__
1. Por ejemplo, lo que hoy llamamos "justicia social", "democracia" o "solidaridad" tiene mucho más que ver con nuestros narcisismos, miedos, odios y/o alianzas contra terceros, que con un verdadero amor a la gente y a la vida.   
Para saber más:
Las cinco tecnologías clave del futuro según Mark Zuckerberg
El apocalipsis del amor (1)
El apocalipsis del amor (y 2)