lunes, 23 de noviembre de 2015

Los mayores fabricantes de armas ganan 13.000 millones en Bolsa desde los atentados de París La reina mundial en venta de armamento, Lockheed Martin, ha ganado en tres sesiones de negociación una cifra superior al PIB de países como Liberia y Lesoto.

23 h




Los mayores fabricantes de armas ganan 13.000 millones en Bolsa desde los atentados 

de París

La reina mundial en venta de armamento, Lockheed Martin, ha ganado en tres sesiones 

de negociación una cifra superior al PIB de países como Liberia y Lesoto.



La escalada bélica que sacude el mundo desde los atentados de París promete un gran 

negocio para los señores de la guerra. Los diez mayores fabricantes de armas a escala 

global han ganado 12.925 millones de euros en Bolsa desde los trágicos sucesos de la 

noche del pasado viernes en la capital francesa.


El mayor repunte en las tres sesiones cotizadas que cuentan desde el atentado a París 

se lo apunta la italiana Finmeccanica, que siendo la novena de la lista de mayores 


vendedores de armamento a escala mundial ha visto engordar su gráfica de cotización 

un 8,2%. La más rezagada en contabilizar en Bolsa el negocio que puede avecinársele 

ha sido la estadounidense United Technologies, que tan solo ha logrado medrar un 

0,92% en el mismo periodo.


Lockheed Martin, la reina mundial en materia de armas y responsable de los misiles 


Aegis, se ha apuntado unas ganancias del 3,78%, con lo que su capitalización bursátil en 

Wall Street ha engordado cerca de 2.486 millones de dólares, una cifra superior al PIB de 

países como Liberia y Lesoto. La segunda del ranking mundial en venta de armas es 

Boeing, pues la conocida fabricante de aviones comerciales también desarrolla parte de 

su negocio en defensa. En este caso, el repunte es del 3,55%, cifra que se traduce en 

más de 3.360 millones de dólares de ganancia.

No se ha quedado atrás en la remontada de posiciones la también estadounidense 

Raytheon. El fabricante de los conocidos misiles Tomahawk ha visto volar sus acciones 

desde los 117 dólares a rozar los 123 por unidad, lo que se traduce en una ganancia 

bursátil de 1.684 millones de dólares. Northrop Grumman, uno de los principales 

contratistas del Centro de Integración y Operaciones de Defensa en Misiles de EEUU ha 

ganado nada menos que 10 dólares por acción, lo que ha reportado a sus accionistas 

unas ganancias del 4,74% desde el cierre del pasado viernes en Wall Street.



General Dynamics, sexta de la lista por facturación global en armamento, se queda más 

rezagada al haber acumulado tan solo una remontada de tres dólares por título, lo que se 

traduce en un 1,6% arriba en términos comparativos. Fuera de la lista de las diez 

gigantes del sector, pero también relevante es Huntington Ingalls Industries. Al ritmo de 

los destructores que fabrica su filial Ingalls Shipbuilding, la norteamericana ha sumado 

167,5 millones de dólares en Wall Street, una cifra superior a lo que hoy por hoy vale la 

renovable sevillana Abengoa en la Bolsa de Madrid.



El podio de diez gigantes se completa con tres europeas: el consorcio Airbus, la británica 

BAE Systems y la francesa Thales. La primera se encuentra en una situación similar a 

Boeing, la hace poco conocida como EADS -hasta que optó por poner el nombre de su 

división comercial a la cabecera del grupo- es fabricante de los helicópteros Eurocopter 

entre otros elementos de guerra, y ha remontado más de 1.700 millones de euros en las 

plazas bursátiles europeas en las que sus acciones están admitidas a negociación.



Por lo que se refiere a la británica BAE Systems, cuya fusión con Airbus llegó a 

estudiarse hace tres años, la subida en la Bolsa de Londres ha sido del 2,8% a pesar de 

ser la tercera vendedora mundial de armamentística. El porcentaje se traduce en el 

capital equivalente a dos veces el valor actual de mercado del grupo español Prisa. 

Thales, con sede en el área metropolitana del mismo París, ha visto sus acciones subir 

un 5,32% desde los sucesos que ocurrieron a unos pocos kilómetros de sus cuarteles 

centrales. Más de 730 millones de euros, más que el PIB de la antigua colonia gala de 

las Islas Comoras.





Esta brusca escalada de precios en Bolsa tiene una sencilla explicación. No es que los 

líderes del sector armamentístico a escala mundial hayan comenzado a hacer caja desde 

el viernes, sino a que los inversores -ciudadanos de a pie y grandes fondos de inversión- 

consideran que el ambiente bélico que se ha generado vaticina un incremento de ventas 

a medio plazo.



Los primeros bombardeos de Francia sobre las posiciones del autoproclamado Estado 

Islámico en Siria se suman a los que venían realizando EEUU y Rusia y han sido un 

argumento más para buscar acciones de las compañías fabricantes de armas, así la 

mayor demanda se ha traducido en un incremento de precios debido a que son pocos los 

viejos accionistas dispuestos a vender ahora que la revalorización podría haber marcado 

solo sus primeros compases.



No hay comentarios:

Publicar un comentario