jueves, 16 de octubre de 2014

La Subdirección General de Conservación del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid ha autorizado una fumigación aérea masiva con insecticida para atacar una plaga de procesionaria en los pinares de la Sierra Oeste que ha desencadenado la protesta de ecologistas, vecinos y científicos.


Campaña contra la procesionaria en Formentera en el año 2011.


La Subdirección General de Conservación del Medio Natural de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid ha autorizado una fumigación aérea masiva con insecticida para atacar una plaga de procesionaria en los pinares de la Sierra Oeste que ha desencadenado la protesta de ecologistas, vecinos y científicos.
Los municipios madrileños de Navas del Rey, Pelayos de la Presa y San Martín de Valdeiglesias serán los lugares elegidos para estas fumigaciones por contar con un total de 1.421 hectáreas de pinares afectados por una plaga de oruga procesionaria, un insecto que se alimenta de las acículas de los pinos.
El diflubenzuron
El producto que se va a utilizar es el diflubenzuron: un inhibidor de la quitina, una molécula que forma parte del esqueleto externo de numerosos invertebrados (insectos, arácnidos, crustáceos y miriápodos) y de la pared celular de los hongos, incluidos los comestibles.
Se trata de un insecticida no selectivo ya que puede afectar a cualquier organismo vivo que sintetice la molécula de quitina. El insecticida, al impedir la formación de quitina, induce la muerte del organismo.
El problema de pulverizar desde el aire es que este insecticida no se limitará a matar a la oruga, sino que también afectará a un amplio abanico de invertebrados e indirectamente a la fauna insectívora (aves, anfibios, reptiles, pequeños mamíferos, …), posiblemente a los hongos y al resto de la cadena trófica, en el espacio protegido Red Natura Zona de Especial Conservación de las Cuencas y Encinares de los Ríos Alberche y Cofio, según ha advertido la asociación Ecologistas en Acción.
Varios estudios científicos han puesto de manifiesto que el diflubenzuron es altamente tóxico para los organismos acuáticos (crustáceos, moluscos y peces) aparte de ser causante de cánceres, especialmente en bazo e hígado y disruptor endocrino (alterador hormonal), en mamíferos.
La aplicación aérea de productos fitosanitarios está prohibida de acuerdo con el Real Decreto 1311/2012 que establece el marco de actuación para conseguir un uso sostenible de estos productos. Esta normativa sólo permite la fumigación aérea en casos excepcionales de plagas declaradas de utilidad pública o de emergencia y siempre que no existan alternativas técnicas y económicamente viables.
En estos pinares, no se ha detectado plagas de procesionaria en el último decenio y actualmente no existe justificación para llevar a cabo una medida tan agresiva como la planteada, según el comunicado de Ecologista en Acción.
Alarma
La actuación en la Sierra Oeste, no sólo ha alarmado a colectivos ecologistas (ARBA, Ecologistas en Acción, GRAMA Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Jarama Vivo y la plataforma Stop Herbicidas Comunidad de Madrid) que ya han solicitado  la paralización de la fumigación…; también preocupa a losvecinos y a colectivos locales (Sierra Oeste Desarrollo S.O.S.tenible, Globalízate).
También, el Director de Departamento de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, Juan J. Oñate Rubalcaba, el catedrático de Zoología de la misma universidad, José Luis Viejo Montesinos y la Asociación Herpetológica Española que agrupa a científicos de diversas universidades y centros de investigación, están colaborando para convencer a la administración y que reconduzca la lucha contra la procesionaria hacia tratamientos biológicos no agresivos con el entorno natural y las personas. EFEverde

- See more at: http://www.efeverde.com/noticias/alarma-fumigaciones-aereas/#sthash.U6zbMoas.dpuf

No hay comentarios:

Publicar un comentario