viernes, 17 de octubre de 2014

Cartas del pueblo: Problemática de los árboles en las ciudades como Alcorcón

Cartas del pueblo: Problemática de los árboles en las ciudades como Alcorcón

Miki Verdecillo.- A la sociedad le ha entrado el pánico con los árboles, vamos hacia el arboricidio en las ciudades. Los medios de
Rama caída en c/ Cabo de San Vicente, 18, Alcorcón. Fuente: María López
Rama caída en c/ Cabo de San Vicente, 18, Alcorcón. Fuente: María López
incomunicación ya han creado la alerta.  Su mensaje: vamos a cargarnos los árboles de todas las ciudades porque son peligrosos. Eso no es cierto, se caen por otros motivos.
Las podas son tan salvajes que se acuña el término poda-tala. Llegan brigadas y con la motosierra dejan un árbol frondoso convertido en un palitroque. Los expertos señalan que un corte de más de 20 centímetros es difícil de asimilar por el árbol, convirtiéndose en puerta de entrada de insectos xilófagos, microorganismos y animales que anidan en el hueco.
La presencia permanente y extendida por toda la urbe de obras es causa importante del deterioro de nuestro arbolado. La apertura de zanjas cercena las raíces de los árboles, que no por ello dejan de crecer. Cada vez más altos, se agarran al suelo cada vez con menor fuerza. El centro de gravedad se eleva, facilitando que caigan con el menor golpe de viento o por la fuerza de la gravedad.
La plantación de especies inadecuadas al hábitat urbano, y la falta de riego son otras razones que nos han llevado hasta aquí. Igual que la contaminación y los altos porcentajes de ozono en la atmósfera: Alcorcón es una de las ciudades más contaminadas de la zona sur.
Lo que a muchos nos ha costado años es concienciar de la gran labor que hacen los árboles, ahora gracias a los telediarios sensacionalistas y a los periódicos se ven como el enemigo público número uno.
Créanme: provocan más heridos y muertos los postes, las farolas, los tablones de los anuncios, marquesinas, muros, etc, que  cientos de miles de árboles.
Últimamente, hemos asistido a un progresivo abandono de los cuidados necesarios de los miles de árboles que tenemos en el municipio, que son imprescindibles para purificar el aire y como refugio de la fauna urbana. Esto ha provocado talas indiscriminadas y podas salvajes. Como siempre ocurre, se eliminará al mensajero, los árboles necesarios en nuestra urbe aparte de sombra y aire limpio, nos avisan de los cambios estacionales y en este caso, el abandono. Todos nos tememos que el ayuntamiento aplicará nuevamente, la Solución Final, eliminar a todos aquellos árboles ancianos de nuestras calles.
Las podas drásticas realizadas en el pasado han afectado a las ramas. Además, se han hecho trabajos de debilitamiento para que produzcan menos hojas, de forma que las contratas municipales responsables de la limpieza se ahorran tiempo y dinero en limpiarlas cuando caen al suelo en otoño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario