viernes, 10 de enero de 2014

LA IMPORTANCIA DE LOS ANFIBIOS EN LA ZONA SUR Y EN EL PARQUE DE POLVORANCA.

Extracto DEL PROYECTO SAPOS S.O.S EN LA RED DE CENTROS DE LA COMUNIDAD DE MADRID.
Cuando se habla de la fauna de Polvoranca, lo primero que se nos viene a 
la cabeza son las más de 160 especies de aves que se han podido 
identificar en el parque, las liebres, las carpas del estanque de 
MariPascuala, e incluso las colonias de gatos que, gracias a la actuación 
de las voluntarias de Madrid Felina, cada día se encuentran más 
controladas en el Parque, pero seguramente no destacaríamos la 
presencia, casi invisible a nuestros ojos, de las especies de anfibios y 
reptiles que pueblan Polvoranca.
¿Por qué entonces dedicamos un número en este boletín a los anfibios? 
Precisamente por ello, para visibilizar este tipo de fauna, para conocerla 
mejor y, por tanto, para aprender a protegerla. 
Iniciativas de protección y conservación
Actualmente existen múltiples iniciativas que pretenden ayudar a 
proteger y conservar los anfibios y reptiles. 
- A nivel nacional, se lleva a cabo el programa SARE (Seguimiento 
de Anfibios y Reptiles de España) un programa de voluntariado muy 
similar al SACRE de ornitología (Seguimiento de Aves Comunes 
Reproductoras de España) que pretende implicar a todos los 
naturalistas, técnicos, biólogos y gestores que lo quieran en el 
seguimiento a largo plazo de las poblaciones de anfibios y reptiles para 
obtener series largas que permitan determinar la evolución de las 
poblaciones. Al mismo tiempo permite determinar cuáles son los 
indicadores más fiables de cara a detectar posibles declives o cambios 
en las comunidades.
Más información en:
 
 Http://www.herpetologica.es/programas/programa-sare
- Otra de estas iniciativas puesta en marcha en la Comunidad de 
Madrid es el Proyecto Sapo S.O.S. cuyo objetivo principal es 
incrementar el conocimiento acerca de los anfibios y las zonas húmedas 
para concienciar a la sociedad sobre sus valores y funciones. Se lleva a 
cabo a través de diferentes líneas de acción: educación ambiental en 
centros escolares, divulgación y participación social y acciones locales 
específicas de conservación (ver artículo página 5).
- Y ya a nivel local es la que realiza un grupo de voluntarios de San 
Martín de la Vega cuya misión es frenar la muerte diaria de cientos de 
sapos comunes que, durante la época de desove, en su búsqueda de la 
charca donde nacieron, intentan cruzar la M-301 a la altura del Parque 
Regional del Sureste. Este grupo de voluntarios actúa por la noche, 
cuando disminuye el tráfico, recogiendo los supervivientes para llevarlos 
a su charca.
Anfibios que habitan el Parque Polvoranca
Si nos centramos en las poblaciones de anfibios que habitan el Parque, 
hablamos de:
- Gallipato. En regresión o posible desaparición desde la proliferación 
de la carpa.
- Rana común. En regresión o 
posible desaparición desde la 
proliferación de la carpa.
- Sapo corredor.
Posiblemente única especie 
que sobreviva criando en los 
humedales estacionales donde 
no hay carpa.
- Sapo de espuelas. En 
regresión desde la proliferación de la carpa. 
Estas poblaciones de anfibios presentes en el Parque (gallipato, sapo de 
espuelas y sapo corredor) son especies que se reproducen en masas de 
aguas temporales o estacionales, como la laguna estacional de 
Sisones, por lo que un buen manejo de esta laguna, manteniendo su 
temporalidad, es imprescindible para la conservación de las citadas 
especies.
Argumentos para manejar lagunas estacionales
A continuación se detallan algunas buenas razones para mantener 
lagunas estacionales en Polvoranca, según Enrique Ayllón (miembro de la 
Asociación Española de Herpetología) (Personaje de Polvoranca en esta 
Polvorilla)
1.- Lo primero y mas importante, es que los estanques temporales 
mediterráneos, es un tipo de hábitat de interés comunitario protegido 
por la directiva Hábitat, pero lo más importante es que se encuentra 
dentro de los HABITATS PRIORITARIOS: Se caracterizan por ser cuerpos 
de agua de pequeña extensión de las regiones peninsulares de clima 
mediterráneo que sufren desecación parcial o completa durante el 
estío. Si lo convertimos en permanentes perdemos un hábitat 
prioritario protegido por la directiva Hábitat
2.- Esto indica que este tipo de ambientes mantienen una vegetación 
y una fauna de invertebrados acuáticos acostumbrados a estas 
desecaciones y estiajes, y al convertirlo en permanente favorecemos la 
ocupación de otras especies más acuáticas y comunes en detrimento 
de las lógicas del hábitat.
3.- Que predadores y competidores no naturales de estos medios 
LA PROTECCIÓN DE LOS ANFIBIOS como los peces de gran tamaño (carpas), pequeño tamaño 
(percasoles y gambusias) y cangrejo de río son introducidos por la 
mano del hombre. La estacionalidad de estos medios, en el caso de 
los peces son un factor limitante ya que la desecación anual evita que 
se instaure unas poblaciones 
que llevarían al traste las 
poblaciones naturales de 
insectos y anfibios, y al 
cangrejo americano, aunque 
no lo elimina, le sirve como 
factor limitante en su 
crecimiento demográfico y su 
expansión
4.- Estos tipos de ambientes 
estacionales son muy ricos en 
fauna, destacando las 
comunidades entomológicas con gran variedad de Notonectas y 
nepas, escarabajos acuáticos, libélulas, caballitos del diablo, así como 
una rica comunidad de anfibios
5.- Lo que puede considerarse un factor negativo, ya que es mas 
vistoso una charca con agua en agosto que una charca con estiaje, 
puede ser utilizado como un mayor valor ecológico, dándole un valor 
añadido al paraje al poderse integrarse como un hábitat prioritario para 
Europa.
Después de leer este número de La Polvorilla seguro que en nuestros 
paseos por el Parque pondremos más atención para descubrir los 
anfibios y reptiles (herpetos) que habitan en él.


UN CUENTO COMO HOMENAJE AL VOLUNTARIADO

Este cuento va dedicado a personas  como Pedro,Eladio,Adela,Miguel  miembros de la asociación LEGANES VERDE Y ECOLÓGICO.Miguel Ángel Miguel y Javi ASOCIACIÓN PLANETA VERDE ALCORCÓN..Manuel,Joaquín ,Felipe,Marcelino,Gustavo y otros anteriores Jesús,Raul y Javi de Ecologistas en acción suroeste.Rocky Iván Sonia o Raquel han empleado algunos ratos en polvoranca en recoger renacuajos atrapados en el fango para devolveros la charcas.Aquí va el cuento.
Hace años caminante asiduo al parque se topó un domingo por la mañana con un grupo de personas que afanosamente se esforzaban devolver renacuajos que habían quedado atrapados en cenagales (sí esos en los que el sol picante de la primavera convierte en los charcos los someros.para trasladaros a las charcas más profundas que duran hasta bien entrado mayo.¿Por qué hacéis eso?pregunto intrigado el anciano a uno de los jóvenes.
¿No se ha dado  cuenta ?dijo el joven los renacuajos morirán si los dejamos en esos charcos llenos de barro; es preciso pasarles a las 
otras charcas más duraderas para que completen el ciclo y puedan 
convertirse en sapos.
- ¿Sapos? Joven, hay decenas de charcas así en Madrid y no digamos 
ya en España o en el mundo; vosotros solo 
podéis rescatar unos pocos cientos de 
renacuajos, ¿de verdad pensáis que esto 
va a servir para algo? 
El joven se agachó, otra vez más, cogió 
unos cuantos renacuajos con una pequeña 
redecilla, los metió en un bote para 
trasladarlos a la charca cercana y le dijo:
- Señor, por lo menos, para estos, habrá 
merecido la pena nuestro esfuerzo. 
Aquella tarde el caminante quedó 
pensativo. Unas semanas después, se 
encontró a otro grupo semejante, esta vez 
limpiando de botellas de vidrio y de 
basuras los aledaños del parque; esta vez 
no les preguntó si aquello serviría para 
mucho; bien aprendida la lección de los 
renacuajos, cogió su bastón, le limpió la punta y se puso a ayudar en 
la tarea pinchando papeles del suelo”
Moraleja: una acción bien dirigida, por pequeña que sea, vale más 
que una gran intención o que una fundamentada opinión.
Nadie obvia ya a estas alturas que la actividad humana está conduciendo 
a una crisis global de la biodiversidad. Los anfibios y reptiles presentan 
características que los hacen más vulnerables que otros grupos 
vertebrados a las alteraciones ambientales. Los primeros, por ejemplo, 
son dependientes del medio terrestre y acuático, por tanto, son más 
vulnerables y considerados buenos bioindicadores (testigos de la salud 
ambiental del ecosistema). Por otra parte, y debido a su escasa 
movilidad, anfibios y reptiles están estrechamente ligados a sus hábitats y 
biotopos, lo que les hace especialmente sensibles a cambios locales 
concretos que impliquen la destrucción, alteración o contaminación de 
los mismos.
Los problemas más graves para la herpetofauna española son la 
destrucción directa, alteración y contaminación de sus hábitats naturales, 
y en especial la de los medios acuáticos empleados en la reproducción 
(caso de los anfibios, donde la puesta de los huevos y la fase de 
renacuajos requiere obligatoriamente de la presencia de agua).
Además, en los últimos años, 
enfermedades emergentes 
propias de los anfibios (sobre 
todo hongos y bacterias) están 
provocando extinciones de 
poblaciones y especies en el 
mundo (www.sosanfibios.org). 
En las últimas décadas el 
aumento del trafico rodado y de 
la red de carreteras ha 
provocado un notable aumento 
de la mortalidad por atropello. 
Además cada vez existen más 
especies exóticas invasoras que 
desplazan o predan sobre 
nuestros herpetos, sin olvidar el 
tradicional enfoque negativo 
que el ser humano ha tenido y 
aun tiene sobre ellos: son 
animales que soportan muchas 
leyendas y creencias populares infundadas, calificados peyorativamente 
como alimañas, escuerzos, bichos...
La situación de anfibios y reptiles en Polvoranca no es una excepción. La 
modificación y destrucción de hábitats naturales como la pérdida de 
pequeños humedales temporales unidos a la introducción de especies 
alóctonas (carpa, galápago de Florida) ha llevado al traste las buenas 
poblaciones de gallipatos y sapos de espuelas, siendo actualmente 
anecdótica su presencia. 
Igualmente la existencia de gatos asilvestrados mantiene al mínimo las 
exiguas poblaciones de lagartijas ibéricas y lagartos ocelados, antaño 
mucho más abundantes.
La realidad es que los anfibios y reptiles son un grupo de vertebrados 
fascinante y que la observación con respeto puede aportarnos grandes 
conocimientos sobre sus verdaderos hábitos de comportamiento, 
llegando a desterrar esa mala fama de animales dañinos que suelen 
acarrear y ganándose otra más ajustada de soporte e indicadores de 
calidad de nuestros ecosistemas.
Enrique Ayllón, 
miembro de la Asociación Española de Herpetología. 





Los anfibios del Parque de Polvoranca 

Por Manuel Fdez.-Galiano Peyrolon 

El Parque de Polvoranca se creó sobre unos terrenos donde existió una 
población ya casi desaparecida de anfibios. Se trataba de terrenos de cultivo 
de cereales y otros baldíos, con una ganadería ovina casi desaparecida, y de 
zonas marginales, cerca de importantes núcleos urbanos, transitadas por el 
hombre buscando recreo o degradándolas con escombros y con el paso 
indiscriminado de vehículos. Todo esto ha condicionado tanto a la flora 
como a la fauna aquí existente.
Aun así, quedaban habitats, en mayor o menor estado de deterioro, que se 
podían aprovechar para, una vez restaurados, favorecer a la fauna, tanto a la 
establecida como la que pudiera establecerse. 
Los anfibios son parte importante de esa fauna favorecida por la protección y 
gestión del Parque. No son muchas especies, ni muy importantes desde el 
punto de vista ecológico, pero están presentes y nuestro compromiso 
conservacionista con ellas sigue vivo; son el sapo corredor (Bufo calamita), el 
sapo de espuelas (Pelobates cultriples), la rana común (Rana perezi) y el 
gallipato (Pleurodeles waltz). Los primeros pertenecen al Orden de los 
Anuros y el gallipato es el único representante de los Urodelos, 
concretamente de la familia de los Salamándridos.
Los terrenos agrícolas y la 
facilidad con que se encharcan 
las superficies arcillosas e 
impermeables de la zona han 
permitido la vivencia de estos 
anfibios que pasan las épocas 
d e se q uí a enter r a d o s 
esperando las lluvias para 
realizar puestas en las charcas. 



Con la construcción del parque

y gracias a la restauración del 
estanque de Mari Pascuala, el 
arroyo y la laguna de la Recomba 
estas charcas pasaron de ser 
estacionales a perpetuas o 
permanentes, variando su nivel en 
verano por las sequías y las altas 
temperaturas que favorecen la 
evaporación. Queda como laguna 
estacional, aunque ahora apoyada 
con bombeo en otoño, invierno y 
primavera, la laguna de Sisones, verdadera joya de la corona de la 
conservación de anfibios del parque.
Algunos problemas de los anfibios en el parque, especialmente en torno a 
las masas permanentes de agua, son el pisoteo del terreno por el trasiego de 
visitantes y los atropellos en caminos y viales por bicis y coches. 
Las masas de agua del Parque son habitats perfectamente adaptados para la 
vida anfibia; la buena calidad del agua y la utilización racional y escasa de 
fitosanitarios en la jardinería del parque facilita la pervivencia de estas 
poblaciones de anfibios. Si bien las poblaciones autóctonas no quedaron 
muy bien después de décadas de impactos negativos sobre este medio por 
parte del hombre, y la presencia actual de carpas y galápagos en los 
humedales permanentes dificulta su pervivencia, medidas como el 
mantenimiento de Sisones como laguna estacional pueden favorecer el 
mantenimiento de poblaciones de anfibios en el Parque. 
Del estanque de Maripascuala fluye una corriente continua de agua que lo 
une con la Laguna de la Recomba y de esta, en los límites del Parque, la 
corriente es continúa por el arroyo Culebro que más tarde desemboca en el 
río Manzanares. 
Aunque alrededor del Parque prospere una muralla de urbanizaciones y 
carreteras que lo aíslan de los terrenos exteriores, siempre habrá una vía de 
comunicación y penetración de fauna (anfibios) a través de esta red de agua.
L

1 comentario:

  1. Llevo años yendo a polvoranca y jamás he visto un anfibio, pensaba que las carpas habían acabo con todos ellos, la próxima vez me fijare y me acercaré a la laguna de sisones a ver si tengo suerte que es buena época para verlos.

    Saludos

    ResponderEliminar