viernes, 15 de noviembre de 2013

UE inicia el estudio de la denuncia contra la matanza de lobos en Asturias


Que incumple el “Programa de gestión del lobo en el Principado de Asturias”. La Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos ampara su proyecto de eliminación de lobos, en el “Programa de gestión del lobo en el Principado de Asturias”
ENVIADO POR: ECOTICIAS.COM / RED / AGENCIAS, 23/10/2013, 08:04 H | (856) VECES LEÍDA
La Comisión Europea nos informa que inicia el estudio de la denuncia presentada por Los Verdes - Grupo Verde de Asturias sobre las matanzas de lobos organizadas por el Principado de Asturias bajo el eufemístico término de "control poblacional de la especie". El estudio podría conducir a la apertura de un procedimiento de infracción por parte de la Comisión.
Desde Los Verdes - Grupo Verde de Asturias, se denuncia El programa de la "Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos del Principado de Asturias", de efectuar "controles" sobre 66 lobos hasta finales del año 2013; entendiendo por "controles" la muerte por disparos de dichos lobos, como ya ocurrió en situaciones anteriores
Los Verdes - Grupo Verde de Asturias solicitan a la Comisión Europea que exija al Gobierno del Principado de Asturias que cumpla sus obligaciones con los tratados internacionales, con la legislación sobre lobos y solicite la paralización de los “controles” de lobos; que desde el punto de vista de nuestra organización no es más que una injustificada matanza de fauna salvaje.














Las razones de la denuncia son:




1º Dicho proyecto de “control” incumple los acuerdos europeos sobre fauna firmados por nuestro país y en concreto el Convenio de Berna, (Convenio relativo a la conservación de la vida silvestre y el medio natural en Europa).
2º No atiende y es completamente opuesto a las recomendaciones que se apuntan en el documento "LIFE y la coexistencia entre los humanos y los grandes carnívoros", publicado por la Unión Europea y en el que se analiza la situación del lobo, el oso pardo y el lince en toda Europa.
3º Que incumple el “Programa de gestión del lobo en el Principado de Asturias”. La Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos ampara su proyecto de eliminación de lobos, en el “Programa de gestión del lobo en el Principado de Asturias”, que según dicho programa: “Para España, el lobo al norte del río Duero está incluido en el anexo III (especies de fauna protegida) del Convenio de Berna, relativo a la conservación de la vida silvestre y el  medio natural en Europa, por lo que deben establecerse medidas legislativas y reglamentarias que garanticen que la gestión de la especie, incluso su explotación si procediera,  se realice de forma que se mantengan las poblaciones fuera de peligro.”
El Convenio de Berna entró en vigor en España en 1986, aunque el lobo quedó excluido de la lista de especies con protección total, el Gobierno Español se comprometió a mantener las poblaciones de lobo fuera de peligro y a regular su caza.
En el Territorio de Principado de Asturias el lobo no está considerado especie cinegética, por tanto su caza está prohibida. Y aunque en el Convenio de Berna se justifica el control de la fauna “para prevenir daños importantes en los cultivos, aguas, bosques, ganado y otras formas de propiedad”; no se puede olvidar que esta excepción sólo se puede efectuar. “En caso de que no exista otra solución satisfactoria y la excepción no fuere en detrimento de la supervivencia de la población interesada.”
Sin embargo el proyecto de la Consejería contradice claramente este punto ya que:
A.- La Consejería no plantea otra alternativa, ni otra "solución satisfactoria" al "control" de la población de lobos que no sea la muerte de los ejemplares.
B.- No se tiene constancia, al menos pública o comunicado a las organizaciones ecologistas (que son parte esencial interesada en este asunto), cual es el censo poblacional de la especie y por tanto se desconoce si el número de “controles” aprobado puede ir “en detrimento de la supervivencia de la población interesada”.
4º Los ayuntamientos que albergan poblaciones de lobos no cumplen por completo con los criterios de control de la población de perros asilvestrados, que figuran reflejados en el DECRETO 155/2002, de 5 de diciembre, del "Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias" y en concreto con los apartados del punto 7. de "Directrices y actuaciones":
d) Instar a los Ayuntamientos a la adopción de medidas para evitar que los perros vaguen descontrolados mediante la realización de un censo y control de animales domésticos y la imposición del marcaje obligatorio, en cumplimiento de la correspondiente ordenanza o, en todo caso, de las competencias que tienen atribuidas.
e) Promover que se atienda de forma específica a la situación de los perros de pastoreo y vigilancia del ganado en el cumplimiento de los apartados anteriores, teniendo en cuenta tanto la singularidad e importancia de su labor como los posibles riesgos derivados de la falta de atención y cuidado por sus propietarios.
f) Favorecer actuaciones desarrolladas por los Ayuntamientos para la vigilancia, recogida y alojamiento de los perros asilvestrados por medios propios o mediante convenio con sociedades protectoras y otras organizaciones no gubernamentales.
Tampoco se está cumpliendo con la recuperación de las poblaciones de ungulados silvestres, tal y como se refleja en el apartado 2. "Optimizar la política de compensación por daños y diseñar y aplicar programas tendentes a minimizar la incidencia sobre la cabaña ganadera", apartado A:
a) Potenciar la recuperación de las poblaciones de ungulados silvestres en zonas de alta incidencia de daños de lobo sobre la cabaña ganadera, teniendo siempre en cuenta las necesidades de conservación del hábitat y de otras especies.
La realidad es que cada día es mayor la presión por aumentar las zonas de pastoreo, en perjuicio de los espacios destinados a la fauna salvaje. Tal es la situación que las organizaciones ecologistas tuvieron que denunciar la relación entre incendios y nuevas zonas de pastoreo en un espacio protegido tan emblemático como es "Los Picos de Europa". Durante 2011 se registraron ocho incendios que arrasaron unas 135 hectáreas de la vertiente asturiana del espacio protegido Por ello en enero del año paso las organizaciones ambientales solicitaron "acotar al pastoreo las zonas quemadas de los Picos y que se cumpliera con la Ley", como por ejemplo ocurre en la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

--

No hay comentarios:

Publicar un comentario