lunes, 21 de octubre de 2013

LA CASCARA DEL PLATANO SIRVE PARA ALGO MÁS QUE RESBALARSE.

Cada vez aparecen más métodos naturales y limpios para resolver problemas. Esta vez, una científica brasileña de la Universidad de Federal de Sao Carlos, en Sao Paulo, descubrió que, luego de ser sometida a cierto proceso, la cáscara de plátano puede limpiar agua contaminada con metales pesados hasta en un 65%.
Milena Boniolo, doctora en ciencias químicas, notó que las moléculas de carga negativa del polvo de banana atraen a las moléculas de los metales pesados, que tienen carga positiva. Si bien la limpia sólo en un 65%, el proceso puede repetirse tantas veces como sea necesario hasta que el agua esté completamente limpia.
El proceso no es tan fácil: primero deben dejarse las cáscaras de plátano al sol durante algo así como una semana. Luego las cáscaras secas se muelen, quedando un polvo muy fino que es más fácil de usar. Este polvo se mezcla con agua y se agita para que se junte con los metales en suspensión y listo, tienes un agua con 65% menos de metales pesados.
La investigadora se ganó el Premio Joven Científico en Brasil, y va a presentar el producto en el Reino Unido, en busca de socios para desarrollar el proyecto a escala industrial. Una de las gracias que tiene es que la materia prima es barata, o gratis, porque en Sao Paulo, los restaurantes y hoteles desechan hasta 4 toneladas de cáscaras de plátano cada semana. Y en vez de demorarse 2 años en biodegradarse, la cáscara es utilizable en una semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario