viernes, 24 de mayo de 2013

Propiedades de los Aceites Esenciales


Propiedades de los Aceites Esenciales

Ámbar: Excelente regenerador de tejidos (“antiage”), muy nutritivo. Útil para tratar afecciones cutáneas como heridas, eccemas, parasitosis, ulceraciones. 

Anís Estrellado: Estimulante, afrodisíaco, digestivo, antiespasmódico. Útil en enfermedades infecciosas de la piel como piojos y sarna. Usar con moderación ya que puede provocar irritación.

Arrayán (Mirto): Antiséptico, astringente, bactericida. Útil para tratar acné y en especial magulladuras. Calma sentimientos de ira. 

Azahar (Neroli): Contribuye a la regeneración de las células de la piel y mejora su elasticidad (especialmente para pieles secas, sensibles o maduras), bactericida. Calmante de estados muy emotivos y casos de histeria y conmoción. Infunde una sensación de paz. 

Benjuí: Excelente regenerador de tejidos, “efecto antiage”, especial para pieles secas y agrietadas ya que les devuelve la elasticidad. Calmante del sistema nervioso. Reconforta en momentos de tristeza y soledad. Infunde confianza y alivio en estados de agotamiento psíquico-emocional. Efecto esotérico (repele malas energías) conjuntamente con Geranio y Ylang Ylang. 

Bergamota: Excelente antiséptico y cicatrizante. Útil para infecciones urinarias (especialmente cistitis). Combinado con Eucalipus resulta excelente en el tratamiento de llagas de la piel. Antidepresivo con efecto estimulante, calma celos, ira y pánico. Eleva la autoestima y estabiliza el carácter. 

Canela: Anestésico, antiséptico y astringente. Elimina nauseas, estimula la circulación y la digestión. Fuerte antiséptico. Estimulante, energizante, levanta el ánimo. Apto en estados de agotamiento, debilidad y depresión. Usar con moderación, aceite muy fuerte. 

Cedro: Antiséptico, astringente, especialmente para pieles grasas. Mucolítico (bronquitis y catarros). Calma la tensión nerviosa y los estados de ansiedad. Sirve para armonizar y estabilizar energías que no están en equilibrio (es armonizante por excelencia): estados de mal humor, impaciencia. Ayuda a la meditación. 

Ciprés: Vasodilatador, ayuda a várices, celulitis (muy útil junto a la Citronella) y hemorroides (en cremas o unguëntos). Astringente, tonificante, restaurador, desodorante natural, equilibra la piel grasa. Calmante y refrescante. Efecto tranquilizador en la ira, despeja el espíritu y elimina los bloqueos psíquicos.

Citronella: Repelente de insectos. Tónico digestivo (masaje en la panza), vasodilatador, antiséptico, antiartrítico (previene) y anticelulítico (junto con ciprés). Levanta el ánimo, refrescante, estimulante. Aclara y anima la mente. 

Clavo de olor: Antiséptico, fungicida, relajante. Puede aliviar heridas infeccionas, como llagas y ulceraciones de la piel. Anestésico. Alivia la depresión originada en el recuerdo de sucesos dolorosos. Contrarresta sensaciones de debilidad y apatía. 

Enebro: Desintoxicante, diurética, tonificante para la piel, estimulante, astringente, cicatrizante, útil en pieles grasas, como acné, bloqueos de poros, psoriasis e hinchazones. Propiedades antirreumáticas, antiespasmódicas y calmantes. Útil para infecciones urinarias, respiratorias y gastrointestinales. Purificador del cuerpo, alma y espíritu (deja fluir emociones retenidas). Aconsejado en insomnio y fatiga mental. 

Eucalipto: Excelente analgésico (dolores reumáticos y artritis). Útil para aparato respiratorio: gripes, resfríos, tos, bronquitis, catarros. Efecto broncodilatador, antiviral y antiséptico. Estimulante, sedante emocional. Despeja la mente y favorece la concentración. 

Geranio: Es un excelente equilibrador a nivel hormonal, como por ejemplo en menopausia o pubertad. Antinflamatorio, estimulante linfático (drenaje). Antiséptico. Es bueno tanto para la piel seca como para la piel grasa, ya que regula las secreciones sebáceas. Brinda equilibrio a la mente y el cuerpo. Estabilizante emocional. Ahuyenta las malas energías.

Incienso: Revitaliza la piel envejecida (antiage), desestresante, relajante, calmante, antiséptico y astringente. Hace más lenta y profunda la respiración, generando un estado de calma adecuado para meditar. Ayuda a romper los lazos con el pasado. Limpieza, ritual y purificación de ambientes. 

Laurel: Astringente, antiséptico, analgésico, estimulante, energizante. Aconsejado para dolores reumáticos, junto con Enebro y Palmarosa. Baja la fiebre y para casos de bronquitis. Buen tónico para el desarrollo capilar y contra la caspa. 

Lavanda Mont Blanc / Espliego: Goza de numerosas propiedades y está considerada la esencia más versátil. Por sus múltiples utilizaciones conviene tenerla siempre a mano. A nivel físico, este aceite se usa para sanar heridas, quemaduras, cicatrices, picaduras, etc. , mediante su efecto antinflamatorio y analgésico. También es útil por su poder relajante en contracturas, dolores musculares, torceduras y migrañas. Rudolf Steiner señaló que estabiliza el cuerpo físico, el etérico y el astral, lo que denota un efecto positivo en los trastornos psicológicos. Induce un modo más sereno de ver las cosas. A nivel emocional, es un sedante natural, actúa en el insomnio. Es equilibrante mental y armonizante, aumenta la energía. 

Lemongrass: Es una hierba (no confundir con el limón que es un cítrico). Antiséptico y bactericida. Es un armonizante por excelencia, crea ambiente de paz y serenidad, pero a diferencia de la lavanda no induce al sueño (por ejemplo para armonizar a alguien que tiene que permanecer alerta). Combate la fatiga mental. Ansiolítico (nos mantiene tranquilos pero despiertos). 

Limón: Antiséptico, antiviral, bactericida, cicatrizante, tónico. Hipotensivo. Alisa capilares rotos y ejerce un efecto de limpieza en la piel y cabello graso. Útil en la eliminación de callos y verrugas. Previene contra la fragilidad de las uñas. Exalta la intelectualidad y el discernimiento (junto con el Romero). Activa el sistema inmunológico. Ayuda a lograr claridad de pensamiento. Fortalece la personalidad. 

Litsea Cubeba (May Chang): Tónico y astringente para pieles y cabellos grasos. Útil para estados donde nos sentimos bajos de energías.Antidepresivo. Muy reanimador y estimulante. 

Mandarina: Antiséptico, antimicótico, relajante, calmante. Ayuda en funciones hepáticas y digestivas, shock emocional, insomnio y nerviosismo. Se usa en niños por sus efectos armonizantes y eliminadores del miedo especialmente en pesadillas nocturnas. Muy útil para tratar niños con autismo, niños indigo y otros de la nueva era que a veces tienen dificultades para conciliar el sueño ya que tienen muy abierto el chakra de la coronilla y pueden captar otros planos fácilmente sin poder entender que les está sucediendo. 

Mejorana: Aceite realmente útil que promueve la salud de muy diferentes maneras. Recomendada para mareos en viajes de barco. Calmante de indigestiones, estreñimiento y flatulencias. Ayuda al organismo a depurarse de toxinas. Valioso para despejar moretones, ya que estimula la circulación de la sangre. Es anafrodisíaco. Tiene propiedades sedantes. Calma el sistema nervioso. Alivia ansiedad y tensión. Fortalece el intelecto y ayuda a afrontar las dificultades. Produce alivio emocional en circunstancias de tristeza y soledad. Excelente para personas hiperactivas. 

Menta Piperita: Recomendada para problemas del aparato digestivo, tos y resfriados. Buena para la vesícula biliar. Debido a su acción refrescante, alivia picores, inflamaciones y quemaduras del sol. Eficaz en el tratamiento de pieles y cabellos grasos. Estimula la actividad intelectual y promueve la claridad de pensamiento. Combate la fatiga mental y depresión. 

Mirra: Antimicrobiano, antiséptico, fungicida. Regulador metabólico. Útil para higiene bucal y micosis de cualquier tipo. Alivia sensaciones de debilidad, apatía y falta de incentivo. Limpieza, ritual y purificación de ambientes. 

Naranja: Buen antiséptico. Actúa sobre insomnio. Útil para problemas digestivos y de estreñimiento. Estimula la producción de bilis. Reaviva, es antidepresivo, estimulante, eleva el espíritu. Bueno para perfumar los ambientes. 

Nuez moscada: Estimulante, reconfortante. Fortalece y activa la mente, y podría servir para recuperarse de un desmayo. Estimula la circulación. Buen tónico para el cabello. 

Pachuli: Antimicótico, astringente, antiséptico, cicatrizante, estimulante y estabilizador emocional. Afrodisíaco. Recomendado para acné, envejecimiento prematuro y piel agrietada. Fortalecedor y regenerador de tejidos. Promueve un efecto de afirmación y equilibrio, conectándonos con la tierra. Parece ahuyentar la apatía y agudizar el ingenio, aclarando así los problemas y tornando más objetiva a la mente. 

Palmarosa: Antiséptico, antiviral, bactericida, relajante, refrescante, rejuvenecedor. Febrífugo (baja la fiebre). Restaura el equilibrio de agua, y estimula la secreción natural de las glándulas sebáceas. Útil en casos de piel seca. Regenera células, recomendado para arrugas. 

Petitgrain o Naranja Amarga: alivia estados de stress y agitación. Antiinflamatorio, antirreumático y antiespasmódico. Estimula y calma la memoria. Aconsejada en trastornos del sueño, psíquicos, problemas de la piel y en estados de shock. 

Pomelo: Revitalizante, tonificante y refrescante, estimulante. Acción equilibradora del sistema nervioso central. Es bueno para la celulitis, para tratar la piel grasa, en caso de stress, cansancio, depresión y enfermedades debidas a los resfriados. 

Romero: Estimulante, reactivante, vigorizante. Ayuda a la memoria. Despeja, vigoriza y fortalece la mente en casos de debilitamiento. Su acción estimulante de la circulación podría reducir la caspa y favorecer el crecimiento del pelo. Elevador de la presión arterial con lo cual resulta Contraindicado en hipertensos y en embarazadas por este efecto, en epilépticos y en pacientes tratados con homeopatía. 

Salvia sclarea: Calmante, relajante. Ansiolítico. Estimula la creatividad. Indicado en casos de cansancio, depresión y pesar. Ayuda a la memoria. También es adecuado para tratar bronquitis, asma, dolor de cabeza. Combate la caída del cabello. Cuida la piel o grasa, o con eccemas. 

Tea Tree: Antiséptico, antimicótico, expectorante, sudorífero, anti-bacteriano, anti-viral, para las picaduras de insectos, caspa y la piel grasosa. Se puede usar en forúnculos, acné, abcesos, heridas infectadas, quemaduras leves, micosis (inclusive vaginales). Calma y previene la infección de quemaduras, y provee efecto analgésico. Recomendado para Artritis y artrosis (combinado con lavanda y eucalipto resulta muy buen analgésico). Estimulante del sistema inmunológico. Aumenta la energía. 

Tomillo: Antibacteriano, muy buen antiséptico, equilibrante, estimulante. Fortalece los nervios, ayuda a la memoria y a la concentración. Combate el agotamiento y la depresión. Eficaz en el uso de un bloqueo mental o trauma. Para tratar enfriamiento o tos e infecciones de garganta (frotar las plantas de los pies y el pecho, en forma diluída). Tónico del cuero cabelludo (caspa y caída del pelo). Resulta útil en heridas y llagas, dermatitis y ampollas. 

Ylang Ylang: Es equilibrante, relajante, estimulante. Relaja el cuerpo. Poderoso afrodisíaco, estimulante y euforizante. Efecto regulador del sistema nervioso. Útil para taquicardia. Tonificador neurovegetativo. Alivia cuadros histéricos y de pánico. Es hipotensor y afrodisíaco. Equilibra las hormonas, asociado principalmente al sistema reproductivo. Recomendada para pieles grasas. Tónico del cuero cabelludo. Otorga confianza a uno mismo. Repele malas energías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario