jueves, 23 de mayo de 2013

La geoingeniería se esconde detrás del reclamo de detener el calentamiento global a través de la pulverización atmosférica de arsénico, aerosoles, aluminio, bario, uranio empobrecido y grandes cantidades de mercurio.


"La geoingeniería se esconde detrás del reclamo de detener 

el calentamiento global a través de la pulverización 

atmosférica de arsénico, aerosoles, aluminio, bario, uranio 

empobrecido y grandes cantidades de mercurio. Sólo hay un 

problema: Todo lo que sube tiene que bajar. Estos productos 

químicos están contaminando seriamente nuestras aguas y 

el suelo, mientras que se filtran en los cultivos y contamina 

el ganado, por no hablar de cambio de los patrones 

climáticos. Las plantas son especialmente sensibles a la 

degradación del suelo que se produce con las estelas 

químicas que producen los chemtrails, creando graves 

problemas relativos a nuestro suministro de alimentos. Aquí 

es donde aparece Monsanto con una lucrativa “solución”."

No hay comentarios:

Publicar un comentario