Un año más la ISAAA (Servicio Internacional para la Adquisición de Programas Agro-biotecnológicos, en sus siglas en inglés) una fundación creada por la industria biotecnológica lanza su informe anual en el que detalla las cifras de cultivos transgénicos a nivel mundial. Un informe que más que aportar claridad al asunto, desinforma ya que presenta una realidad parcial y distorsionada.

Y sin embargo, si nos ceñimos a sus propios datos, podemos concluir que el cultivo de transgénicos sigue siendo un fracaso.

El documento cifra el aumento de la superficie cultivada con transgénicos en un 6% el año pasado llegando a un total de 170,3 millones de hectáreas. También afirma, por ejemplo, que los países en desarrollo están comenzando a acercarse a esta tecnología.

Esta propaganda de las biotecnológicas hace que tengamos en ella una cita anual de  exageraciones y omisiones en sus publicaciones que generan desinformación y mentiras.

¿Qué es lo que no cuentan? Algunos datos:
  •     El 80% del cultivo de transgénicos está concentrado en sólo cuatro países, Estados Unidos, Brasil, Argentina y Canadá. Y a pesar de esa concentración, también en estos lugares son minoritarios. Además, en EEUU, primer país productor de transgénicos, los agricultores están pensando en volver a las semillas convencionales debido a los bajos rendimientos en las cosechas por el aumento de la resistencia de las plagas y la proliferación de malas hierbas. 
  •     En Europa están restringidos ya en 11 países y de los cinco que los cultivaron en 2012 en tres ha disminuido la superficie, con la vergonzosa excepción de España, cuyo gobierno sigue apostando por ser el único país de la Unión Europea que cultiva maíz transgénico MON810 a gran escala (116.306 hectáreas en 2012, según estimaciones del Ministerio basadas en la información de la industria).
  •     Recordemos el escandaloso fracaso de la patata transgénica Amflora de BASF. El año pasado, la biotecnología y la empresa química BASF anunciaba que iba a detener el desarrollo y comercialización de los cultivos transgénicos en Europa, debido a la "falta de aceptación de esta tecnología en muchas partes de Europa por parte de la mayoría de los consumidores, agricultores y políticos". Más información sobre la patata transgénica
  •     En cuanto a Asia, el único cultivo transgénico cultivado en algunas partes de China y de la India es el controvertido algodón transgénico.
  •     El algodón MG no se come y de hecho China e India no tienen alimentos transgénicos. Con la experiencia vivida con el algodón transgénico no es de extrañar el rechazo masivo a la introducción de arroz GM en China y de una berenjena GM en la India.
  •     África es un continente prácticamente libre de cultivos transgénicos.
  •     La ISAAA sorprendentemente se olvida de mencionar todos estos datos entre otros muchos, pero la realidad es que después de 16 años de comercialización, el 75% de estos cultivos se han diseñado para ser resistentes a los herbicidas producidos por las mismas empresas que comercializan los cultivos transgénicos. No aumentan los rendimientos, sino que impulsan las ganancias de un puñado de empresas multinacionales, siendo éste es el verdadero objetivo, nada que ver con solucionar el hambre en el mundo que sigue aumentando.
Esperaremos a la siguiente cita anual para contar lo que la industria pro-transgénica quiere ocultar.
FOTO: Manifestación del campesinado en Argentina exigiendo la salida de las multinacionales de la soja transgénica. ©Greenpeace/Aharonian

Mónica Parrilla (@MonicaParrill) agricultura y transgénicos de Greenpeace.