jueves, 21 de febrero de 2013

Un niño inventa un sistema para que los pájaros no choquen contra las ventanas


Un niño inventa un sistema para que los pájaros no choquen contra las ventanas.

Charlie Sobcov, un niño canadiense que cursa octavo grado, y que ha inventado una manera de evitar que los pájaros mueran al chocar contra los cristales de las ventanas.

Ideó una especie de calcomanía de plástico que se coloca en los cristales, de un color que sólo pueden ver las aves. Cerca de 500 millones de pájaros mueren cada año en Norteamérica como consecuencia de choques contra los cristales de las ventanas. Charlie Sobcov, un niño canadiense que cursa octavo grado, ha inventado una manera de evitar que los pájaros mueran al chocar contra los cristales de las ventanas.

Hace cuatro años viajó con sus padres a Costa Rica y descubrió que muchas aves estaban desapareciendo. Después leyó que unos 500 millones de pájaros morían cada año en Norteamérica como consecuencia de choques contra las ventanas y se comprometió a reducir este número.

Por esta razón, para su último trabajo de ciencias inventó una especie de calcomanía de plástico que se coloca discretamente en los cristales y que está pintada con un tinte que sólo ven los pájaros.

"Es como poner una enorme señal de 'stop' para aves en la ventana", explica el niño Sobcov.
Fuente: Planetacurioso.com
Un niño inventa un sistema para que los pájaros no choquen contra las ventanas.

Charlie Sobcov, un niño canadiense que cursa octavo grado, y que ha inventado una manera de evitar que los pájaros mueran al chocar contra los cristales de las ventanas.

Ideó una especie de calcomanía de plástico que se coloca en los cristales, de un color que sólo pueden ver las aves. Cerca de 500 millones de pájaros mueren cada año en Norteamérica como consecuencia de choques contra los cristales de las ventanas. Charlie Sobcov, un niño canadiense que cursa octavo grado, ha inventado una manera de evitar que los pájaros mueran al chocar contra los cristales de las ventanas. 

Hace cuatro años viajó con sus padres a Costa Rica y descubrió que muchas aves estaban desapareciendo. Después leyó que unos 500 millones de pájaros morían cada año en Norteamérica como consecuencia de choques contra las ventanas y se comprometió a reducir este número. 

Por esta razón, para su último trabajo de ciencias inventó una especie de calcomanía de plástico que se coloca discretamente en los cristales y que está pintada con un tinte que sólo ven los pájaros.

"Es como poner una enorme señal de 'stop' para aves en la ventana", explica el niño Sobcov.
Fuente: Planetacurioso.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario