lunes, 12 de noviembre de 2012

Del embalse del Salor al del Gallo.Cáceres


Texto y FotosMario Cruz Leo

Una Ruta por Extremadura
El río Salor nace en la Sierra de Montanchez, cuyos jamones y buen vino tienen denominación de origen y son conocidos en toda España. Discurre su primer tramo en pendiente, pero enseguida se hace llano y de transitar lento, embalsandose, a muy pocos kilómetros de su nacimiento, por primera vez en el pantano de "El Gallo", perteneciente al termino municipal de Torremocha; los tres kilómetros siguientes atraviesan el termino de Torrequemada hasta que se vuelve a recluir en el Embalse de Valdesalor, perteneciente ya al termino municipal de Torreorgaz, a partir de ahí completará su recorrido de 140 kms. hasta su confluencia con el Tajo, cerca de la frontera con Portugal.
ITINERARIO
Aunque la direccionalidad general del río Salor es Sur-Norte, el tramo que nos ocupa lo vamos a realizar de Oeste (Embalse del Salor) a Este (Embalse del Gallo).
El punto de partida será la presa de el Embalse del Salor, junto a un restaurante y refugio de pescadores. Para acceder a este punto desde Cáceres hay 2 opciones: Tomar la carretera Cáceres-Miajadas hasta Torreorgaz y ahí, tomamos a la derecha, la carretera del embalse hasta llegar al muro de la presa, o tomar la N-63o dirección Mérida y en Valdesalor desviarnos a la izquierda por una carretera que lleva al embalse.
Pasamos detrás del muro de la presa y cruzamos un riachuelo para acceder a la orilla opuesta, el paisaje se compone de encinar adehesado y algunos eucaliptos. En los grandes canchales que sobresalen de las aguas, toman el sol los cormoranes grandes, y el cielo nos mostrará milanos negros y reales durante todo el recorrido. Pronto llegaremos a los restos de un antiguo molino, después de salvar un entrante de agua, y caminando por la misma orilla llegamos a la cola del pantano, zona de excepcional valor ornitológico donde se pueden observar Garza real, Cigüeñuela, Avoceta, Zampullín chico, Somormujo lavanco, Gaviota reidora, andarríos y chorlitejos; así como Ansar común y Grulla en invierno.
Llegamos a un puente donde anida la Golondrina dáurica y en cuyos alrededores se suelen ver restos de comida y deyecciones de Nutria, prueba de su presencia.
A partir del eucaliptar el embalse da paso al río, que seguimos a contracorriente atravesando zonas de retama y encinar adehesado donde en otros tiempos abundaba el conejo, hoy muy excaso. A las orillas del río podemos ver Galápago leproso y Galápago europeo, además de restos de cangrejo de río americano consumido por alguna garza.
Pasarelas de piedra nos permitirán cruzar el río en varios tramos del recorrido, asi como varios pequeños puentes, hasta que llegamos a las inmediaciones de un hermoso puente de piedra desde conde se divisa la Ermita de la Virgen del Salor en un alto, que si queremos visitar es conveniente pedir la llave a la mayordoma de la cofradía,en el pueblo de Torrequemada, antes de comenzar la ruta.
Esta ermita data del S.XIII y fué usada por la Orden de los Templarios como basílica, fundando más tarde, en 1345, la Cofradía de Nuestra Señora de la Virgen del Salor, hermandad que posteriormente se traslado a Torrequemada, a la que pertenece desde entonces.
Descendemos otra vez al cauce del río, que nos llevará hasta el muro de la presa del Embalse del Gallo. Es esta zona es frecuente ver Martín pescador y Garcilla bueyera; en el encinar los rabilargos, pinzones y carboneros son fieles durante toda la ruta. Unos árboles sumergidos en el embalse hacen las veces de dormidero para garcillas y cormoranes y una pequeña islita sirve de refugio de cría a varias especies.
Recorrer el embalse supone descubrir un encinar bien conservado, donde abunda el Mito, ave de pequeño tamaño y gran cola;prominentes canchaleras que esconden grandes lagartos ocelados y varias especies de culebras, dan cobijo a zorras, conejos y tejones y sirven de atalaya a distintas aves de presa.


La vuelta la realizamos por la orilla contraria a la que traíamos hasta llegar al punto de partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario