viernes, 4 de mayo de 2012

Nuevo atlas de América del Norte muestra el potencial de almacenamiento de CO2



América del Norte tiene suficiente capacidad de derivados del petróleo y yacimientos de gas, lo cual le confiere responsabilidad en el manejo de emisiones de dióxido de carbono a nivel global.
Eso es de acuerdo con el primer estudio exhaustivo publicado por el Departamento de Energía de EE.UU, Recursos Naturales de Canadá y el Ministerio de Energía de México.
Para las autoridades de los tres países, el almacenamiento subterráneo es esencial para que América del Norte pueda continuar quemando sus abundantes reservas de combustibles fósiles, especialmente carbón, para satisfacer la demanda de energía sin agravar el cambio climático.
El total de dióxido de carbono (CO2) y la capacidad de almacenamiento de los Estados Unidos es 1.8 billones de toneladas, en comparación con las emisiones anuales de sólo 3 millones de toneladas, lo suficiente como para durar no cientos, si no miles de años.
El atlas pone en manifiesto el potencial de Canadá en 48 millones de toneladas, en comparación con las emisiones anuales de 219 millones, mientras que los recursos de México es por lo menos 100 millones de toneladas, frente a las emisiones anuales de 205 millones, lo que es más que suficiente.
En un proyecto emblemático que abarca la frontera entre Estados Unidos y Canadá, cerca de 3 millones de toneladas de CO2 se capturan cada año a partir de una planta de gasificación de carbón en Dakota del Norte y es transportado por tuberías y utilizado para inyectar y estimular la producción de petróleo.
CAPTURA DE CO2
Según el atlas, hay 1.811 grandes fuentes estacionarias que emiten más de 100.000 toneladas anuales de CO2 en los Estados Unidos, y otras 219 mil en Canadá.
Las plantas de energía representan la mayor parte de las emisiones provenientes de fuentes fijas (80 por ciento en los Estados Unidos, el 45 por ciento en Canadá), pero otros grandes emisores incluyen además de la industria del petróleo y de gas, refinerías, destilerías de etanol, el cemento y los fabricantes de fertilizantes, y otras industrias pesadas como el hierro y el acero.
Las plantas químicas, destiladores de etanol y las refinerías producen emisiones de CO2 relativamente concentradas, que es más fácil y económico para capturar, transportar e inyectar. Por el contrario, la corriente de CO2 de una planta térmica de carbón convencional es mucho más diluida, por lo que es más difícil y más caro captar, purificar y transportar.
UTILIZACIÓN
La captura, el transporte y la inyección de CO2 es costosa, por lo que las empresas están hablando de el valor comercial del CO2 y su utilidad como insumo para otras industrias. El nuevo énfasis esta en la utilización de la captura y almacenamiento de carbono (CCU).
Los EE.UU a través del Departamento de Energía están concentrando sus esfuerzos de investigación y desarrollo, así como las subvenciones, sobre la utilización económica del CO2 capturado con fines comerciales.
A más largo plazo, los investigadores están estudiando los alcances de la inyección de CO2 para aumentar la producción de metano en los yacimientos de carbón (CBM). El CO2 se adsorbe preferentemente sobre la superficie del carbón, desplazando al metano.
Las inyecciones de CO2 por lo tanto, podrían impulsar la producción de gas natural. Sin embargo, existe una incertidumbre mucho más acerca de la capacidad de captura de CO2. A pesar de las advertencias, el atlas hace un trabajo útil que muestra cuánto CO2 puede estar depositado bajo tierra, lo que podría extender el petróleo de América del Norte y los recursos de gas por décadas y limitar el impacto sobre el efecto invernadero.
Pero sólo funcionará si la tecnología para la separación de CO2 de los tubos de escape de las plantas de energía pueda ser perfeccionada y los incentivos financieros adecuados se pongan en marcha.
Gustavo Carrasquel | ANCA 24

No hay comentarios:

Publicar un comentario