Huertos Compartidos es una propuesta colaborativa para los que quieran cultivar sus propios alimentos. Se trata de un proyecto que parte de la asociación Reforesta y que pretende poner en común a personas que deseen cultivar un huerto y a propietarios que quieran ceder sus terrenos.

Esta iniciativa trata de potenciar la agricultura ecológica a través de los huertos urbanos, a la vez que propiciar una experiencia de colaboración entre las personas que poseen terrenos y las que quieren cultivar pero no tienen dónde hacerlo. El proyecto también se dirige a entidades que quieran promocionar su marca y mostrar su apoyo, bien a través de donaciones, o por medio de la publicidad en la web.

Huertos compartidos se extiende a toda España y está presente en las grandes ciudades, principalmente en el ámbito urbano, aunque también está en localidades medianas y municipios más pequeños. Algunos de estos pueblos incluso cuentan con espacios de la red Natura 2000 dentro de su término municipal. Para Santiago Cuerda, coordinador de Huertos Compartidos, "sería muy interesante que se añadieran a esta red terrenos de espacios naturales como los de Natura 2000, son ideales para promover la agricultura ecológica". La idea es abierta y no descartan que el proyecto crezca hacia el ámbito rural, ya que podría ayudar a recuperar pueblos o terrenos agrarios abandonados.

Existen múltiples formas de colaborar con esta iniciativa, además de la específicamente económica. Cualquier entidad pública o privada (como ayuntamientos, centros de enseñanza, asociaciones o empresas) puede ceder terrenos en polígono industriales, solares en desuso, jardines que estén infrautilizados, etc. También tiene la opción, en el caso de las empresas, de ofrecer descuentos en productos relacionados con el cultivo: semillas, herramientas o ropa de trabajo entre otros.

También se proponen varios modelos de intercambio, para que el propietario del terreno obtenga una recompensa. El modelo de intercambio principal que proponen desde Reforesta es la cesión gratuita del terreno a cambio de la mitad de la cosecha. Pero también hay otros modelos y la opción de añadir al "acuerdo de cesión" las variaciones oportunas que consideren los participantes. Según el coordinador del proyecto, "tratamos de dar seguridad jurídica a los propietarios a través de estos modelos de acuerdo".


Imagen_1

Los usuarios

Una forma de conocer la dimensión actual de Huertos Compartidos de una forma más gráfica es consultando la base de datos aplicada sobre Google maps, que se encuentra en la web del proyecto. Ya cuenta con cerca de 200 hortelanos y algo más de treinta propietarios. La brecha es significativa, por ello Santiago Cuerda aclara que van a tener que trabajar especialmente para lograr más propietarios adheridos, y "equilibrar la balanza entre los que quieren trabajar el huerto y los propietarios".

Cualquier persona puede registrarse como hortelano, de forma individual o entre varios. Participar cuesta dos euros, una cuota simbólica válida tanto para propietarios como para los hortelanos. El registro y el pago se hace a través de la web del proyecto, www.huertoscompartidos.es.

Además de Reforesta, también colaboran en Huertos Compartidos la Federación de clubes Conocer y Proteger la Naturaleza (CPN), el portal web Ecotenda y la asociación Mi Cosecha. Huertos Ecológicos.


Ecología e internet

Huertos compartidos se encuentra en proceso de creación. La web comenzó a funcionar en el pasado mes de noviembre, y desde diciembre se ha promovido algo más por los medios de comunicación. Aunque no es el primer proyecto de huertos urbanos que existe en España, sí es innovador por su dimensión estatal y su carácter "digital": su vínculo con internet y las redes sociales es esencial para desarrollar la parte de "compartir", tal y como aclara Santiago Cuerda: "es una experiencia de compartir: a través de las redes sociales los usuarios pueden reflejar el proceso o resolver dudas". Buscando el origen de la idea, Santiago menciona también que en la cultura anglosajona ya existían proyectos similares pero que en el fondo también son recientes, pues están ligados igualmente a internet.


Verónica Ramírez
www.rednatura2000.info