miércoles, 1 de febrero de 2012

Calafant, juguetes que salen de tus propias manos


Todos los niños lo pasan en grande en la playa, entre otras cosas porque se divierten construyendo castillos de arena y dando rienda suelta a su imaginación. Gracias a Calafant, cuando los pequeños estén en casa ya no tendrán que renunciar a hacer grandes “obras de arte” con sus propias manos, sustituyendo la arena por el cartón.

Creado por el alemán Boris Schimanski, este tipo de juego fomenta la creatividad y la destreza de los pequeños con los trabajos manuales. Los materiales son de gran calidad, con el fin de que los niños puedan trabajar con ellos y obtengan un buen resultado.

Se recomienda su utilización a partir de los tres años, aunque lo cierto es que dispone de cuatro niveles, según la dificultad que entrañe el montaje en sí. Para que la seguridad sea total no se requiere el uso de tijeras, ni pegamento.

Una vez que el niño ha conseguido montar el castillo, la casa en el árbol, la granja, el poblado indio, el barco pirata… o cualquiera de las construcciones que ofrece esta marca, puede culminar la obra pintándola con témperas o rotuladores.

De esta forma, además de un juguete, podéis tener un elemento decorativo ideal para la habitación de vuestro hijo, ya que no se trata de un artículo más, sino que ha salido de sus propias manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario