Datos sobre los incendios en España en verano de 2011 Datos sobre los incendios en España en verano de 2011
A pesar de que está siendo el verano más fresco de los últimos años en España, la superficie de bosque arrasada por los incendios no disminuye. Todo lo contrario, aumenta. Es inevitable pensar en la desidia de ciudadanos y autoridades en el asunto.

Este 2011, el fuego ha arrasado 30.657 hectáreas en los primeros siete meses. Esta cifra supone unas 5.400 hectáreas más que las quemadas en el mismo periodo del año pasado, cuando discurrió un verano muy caluroso. Los datos has sido facilitados por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM).

Entre el 1 de enero y el 31 de julio de 2011 se han registrado un total de 8.364 incendios. En cambio, el pasado año se produjeron 6.503. ¿Será que no percibir tanto calor hace bajar la guardia? De todo esos incendios, tres de ellos fueron grandes incendios, es decir que destruyeron más de 500 hectáreas. Por su parte, 5.544 fueron calificados como conatos de incendios (menos de una hectárea) y 2.820 alcanzaron una superficie de más de una hectárea (incendio).

En total, el fuego ha afectado al 0,11% de la superficie de suelo español. Del total, 7.630 hectáreas pertenecían a superficie arbolada; 21.030 hectáreas a superficie matorral y monte abierto, y 1.990 hectáreas a pastos y dehesas.

Según la zona, el 60,20% de los incendios se produjeron en el noroeste de la Península (precisamente una región más húmeda y fresca), seguido por el 25,91% de fuegos acaecidos en las comunidades interiores y otro 13,28% que afectó a las regiones mediterráneas.

Así mismo, a 31 de julio, el 68,37% de la superficie forestal que ha ardido pertenecía al noroeste de España; el 19,08% al Mediterráneo y el 12,52% a zonas interiores. En cuanto a la superficie arbolada, el noroeste tuvo el 54,61% de los incendios, seguida por el Mediterráneo, donde se quemó el 35,75% de la superficie arbolada, mientras que el 9,63% de ésta ardió en las comunidades interiores.

El daño que causa un incendio a un bosque perdura durante años. Evitémoslo.