viernes, 7 de octubre de 2011

LA BICICLETA DE MADERA




La bicicleta de madera
Por: Clemente Álvarez
Desde hace unos meses, la marca vasca Axalko comercializa una bicicleta con una curiosa particularidad: su cuadro es de madera.
A menudo se considera negativo el consumo de productos forestales. Sin embargo, usar madera suele ser mucho mejor desde el punto de vista ambiental que otros productos no naturales. Y, aunque cada vez son más sofisticados los materiales sintéticos de nuestro alrededor, la madera tiene unas propiedades que no se quedan atrás. Hasta el punto de poder fabricar una cuadro de bicicleta de alta resistencia de entre 1,5 y 2 kilos de peso.
La idea surgió dentro de una empresa de transformación de la madera vinculada a la construcción. “Aquí tenemos la mentalidad del hormigón, hormigón y hormigón, pero en otros países europeos se emplea mucho más la madera en este sector”, cuenta Aitzol Tellería, carpintero con más de 20 años de experiencia que ha llegado a competir de forma amateur subido a una bicicleta. Una pasión que comparte con los otros tres promotores del proyecto. “La cabezonería de sacar una bici así fue mía, viendo en el trabajo las tablas de resistencia de la madera, del aluminio y de otros materiales”.
Hicieron falta dos años de estudios y pruebas para desarrollar una bicicleta fiable que recuperase el mismo material con el que se hacía en los orígenes del invento. Para ello, utilizan una técnica de microlaminado, similar a la empleada con la madera en construcción, pero con láminas mucho más pequeñas de entre 0,5 y 2,5 milímetros de grosor. Es así como se da forma a un cuadro hueco, compuesto fundamentalmente de madera de fresno, con unas prestaciones similares a los actuales de acero, aluminio o fibra de carbono.
“Si vas doblando un alambre de un lado a otro, llegará un momento en el que se rompa, esto es lo que se denomina fatiga”, explica el carpintero vasco, “la madera tiene una fatiga menor que el aluminio o el acero, y se aproxima a la de la fibra de carbono”. En cuanto al peso, se llevaron una sorpresa. “No quisimos obsesionarnos con el peso porque no deseábamos que el primer cuadro de madera que sacáramos se rompiese, pero sin pretenderlo hemos logrado que sea similar a los de aluminio”.
“Lo mejor son las sensaciones encima de la bicicleta”, detalla este forofo de los pedales, que explica que la madera absorbe muy bien las vibraciones. El mayor pero es el precio: Esta bicicleta, fabricada en gran parte a mano, vale 4.500 euros.
¿Hasta qué punto es mejor el consumo de madera para el medio ambiente que otros materiales sintéticos? “Es difícil cambiar la mentalidad de la sociedad sobre los productos forestales, pero se debe potenciar el uso de la madera frente a cualquier otro producto sintético”, comenta Elena Domínguez, del programa de Bosques de la organización ecologista WWF España, que añade una condición: “siempre que se garantice que la madera procede de un bosque explotado de forma racional”.
En un post anterior sobre construcción, ya comentamos las menores emisiones de CO2 de la obtención de materiales naturales como la madera o el corcho. Además, según la ecologista de WWF España, los productos forestales actúan como almacén de CO2, se producen y transforman con bajo coste energético, son reciclables, reutilizables y revalorizables energéticamente al final de su ciclo de vida. “Son naturales y renovables y, si se han extraído de forma racional, son los materiales más ecológicos que podemos utilizar”, indica Domínguez, que asegura que la forma de garantizar que la madera procede de explotaciones

No hay comentarios:

Publicar un comentario