martes, 5 de abril de 2011

TERAPIAS NATURALES EN ANIMALES


Fecha del artículo 22/2/2011 / Fecha de alta en Natural 22/2/2011

Siendo más fieles a la Naturaleza que nosotros, los animales responden mejor y más rápido a todas las terapias que buscan el equilibrio y la salud a nivel energético. En nuestro país estamos tan sólo despertando a esta realidad, mientras que en países como Inglaterra y Estados Unidos llevan décadas aplicando medicinas como la Acupuntura, el Reiki y las Flores de Bach en los animales. La cultura anglo-sajona tiende a vivir más conectada con los animales y la naturaleza, y está más concienciada respecto a la relación entre el hombre y el resto de la vida en el planeta. Desde luego hay excepciones, pero por lo general, es una sociedad muy amante de los animales y la naturaleza, defendiendo sus derechos a capa y espada, disfrutando de grandes instituciones para protegerlos. La industria billonaria creada alrededor de la tenencia de mascotas es tan sólo un reflejo de la importancia que tienen los animales en las vidas cotidianas de sus ciudadanos.
Mis raíces anglosajonas y mi experiencia viviendo en Inglaterra, EE.UU. y Alemania han influenciado en mi forma de ver a los animales y la naturaleza, y desde siempre me he sentido inclinada hacia lo natural, frente a lo artificial o químico. Por eso no es extraño que el trabajo realizado con animales en los últimos catorce años haya implicado la difusión y práctica de las terapias naturales en animales propios y abandonados de mi entorno. Aunque la fitoterapia y los remedios naturales ya formaran parte de mi botiquín, no sería hasta el 2003, cuando, enfrentada a una feroz epidemia de moquillo que en dos meses se llevaría 50 perros por delante en el refugio que dirijo a las afueras de Barcelona, me propusiera la investigación de las terapias naturales en animales. Este acontecimiento marcó un antes y un después, y tras años de trabajo queda una estela de animales curados y sanados con la ayuda de las terapias naturales. El futuro se presenta alentando nuestro trabajo para que se extienda el uso de estas medicinas en el mundo de la veterinaria y la protección de animales. De entrada, ya son varias entidades animalistas que utilizan las Flores de Bach para tratar animales con problemas de adaptación o de comportamiento en sus refugios, o reciben la amable ayuda de voluntarios que practican Reiki en los animales tras las rejas de sus jaulas.
Al igual que nosotros, los animales están dotados de mente, cuerpo, y espíritu; sufren emocionalmente, sienten dolor, sueñan, ríen, lloran, se lamentan por la pérdida de un ser querido. En definitiva, los animales son muy parecidos a nosotros, y en culturas indígenas estarían de acuerdo conmigo al referirme a ellos como a nuestros hermanos, ya que estas mantienen una estrecha relación con los que antaño serían sus guías y maestros para sobrevivir. Hechos de la misma materia y energía que nosotros, se entiende perfectamente que tengan un cuerpo energético particular a su especie, por lo que podemos deducir que las terapias que tratan nuestras estructuras energéticas o vibracionales como lo hacen las Flores de Bach, la Acupuntura y el Reiki, pueden tratar animales con los mismos beneficios que en nosotros. He leído en varias ocasiones que los animales reaccionan cinco veces más rápido a las terapias naturales que los humanos. No sé de donde saldrá este dato, pero en mi experiencia, he observado resultados asombrosos. He descubierto que los animales son seres intuitivos, profundamente conectados con la naturaleza, por lo que, para mí, es lógico que respondan mejor a métodos naturales, sin analizar o filtrar la información que están recibiendo, permitiendo que la energía llegue a su destino sin obstáculos ni bloqueos.
En el mundo de hoy, los animales están tanto o más enfermos que nosotros. Como esponjas emocionales, absorbiendo la energía de su entorno, los animales que conviven con humanos como animales de compañía presentan un nivel de salud bastante bajo, además de padecer problemas emocionales varios. La veterinaria convencional, como nuestra propia medicina, es limitada para tratar enfermedades que poco tienen que ver sólo con el cuerpo físico. Una veterinaria amiga me dijo una vez que los veterinarios de hoy en día pueden realizar cualquier visita disponiendo de tres botellitas: un antibiótico, un antiinflamatorio-analgésico, y un corticoide. Es decir, la medicina de hoy, en este aspecto no va más allá. Tan limitada, las personas buscamos soluciones en otras ciencias y conocimientos para curarnos a nosotros mismos y a nuestros animales. Sin embargo, en el campo de la veterinaria, las terapias naturales están muy poco extendidas. Pocas son las personas en nuestro país que saben de sus beneficios en animales, y menos las que encuentran profesionales en medicina veterinaria alternativa. Pero en fin, todo llega. Dicen que todo tarda más en cruzar los Pirineos, pues al otro lado de esta cordillera, en Francia, Suiza, Alemania, Inglaterra, etc., los animales llevan muchos años ya disfrutando de los buenos resultados que pueden dar las terapias naturales en problemas de salud física y emocional de los animales.
LA ACUPUNTURA CHINA
EN ANIMALES
Marita Casasola fue pionera en nuestro país, siendo una de las primeras personas que practicaría y enseñaría acupuntura en animales. Tuve el honor de ser alumna suya y absorber su particular filosofía Taoísta, salpicada de una sabiduría antigua, heredada del maestro Shen Po con quien estudió a las orillas del Me Cong. Según ella, los animales son además de guías, terapeutas y mensajeros divinos que se unen a nosotros para enseñarnos y ayudarnos. Seis años de estudio con ella fueron una aventura en un mundo nuevo en el que los animales cobran un significado muy diferente al que estamos acostumbrados.
Si la Medicina Tradicional China contempla al humano como una manifestación física de una electrofisionomía particular, o cuerpo energético compuesto de meridianos y puntos o resonadores, a los animales se les aplica una electrofisionomía propia de su especie a través del que se les puede reequilibrar sus funciones fisiológicas y psíquicas, aplicando los mismos principios de diagnóstico bajo el paradigma de los Cinco Elementos o Reinos y el Pakua de Fu Shi. Enfermedades físicas y psicoemocionales en animales son tratables mediante la acupuntura con efectos sorprendentes. Pero además, los animales no solo se prestan (unos más que otros) a la aplicación de agujas, adorando el efecto sedante de la moxibustión, sino que rápidamente manifiestan cambios positivos. Muchos llegan a curarse de síntomas que escapan la eficacia de la medicina alopática, y si no, recuperan su calidad de vida a través de los efectos analgésicos y antiinflamatorios que caracteriza a la acupuntura.
En las enfermedades más típicas de los perros hoy en día como las degenerativas (artrosis, cáncer, insuficiencia renal, hernias discales, y Leishmaniosis), la acupuntura representa una herramienta efectiva, y soy testigo de ello habiendo seguido el tratamiento de cientos de animales domésticos que han pasado por nuestro centro.
LAS FLORES DE BACH
Si consideramos a los animales seres emocionales, creados por la misma inteligencia que nosotros, capaces de vibrar en diferentes frecuencias según su estado de ánimo, las esencias florales creadas bajo el sistema descubierto por el Dr. Edward Bach representan un precioso botiquín que puede armonizar desequilibrios físicos y emocionales que pueden presentar los animales debido a las condiciones de vida a las que les sometemos. Con las Flores de Bach, he visto desaparecer un ataque de asma en un perro, cesar el llanto de un cachorro abandonado desolado, y calmado el nervio de un caballo, entre otras maravillas.
Para realizar una mezcla de flores para un animal hay que desarrollar la capacidad de «ver» las emociones que padece, ya que no contamos con un paciente que nos puede contar sus problemas, no nos puede describir sus traumas, su pasado. Tenemos que sacar pistas de lo que observamos y deducir a partir de nuestra intuición mucho más que si se tratara de un humano. Evidentemente, si el animal tiene dueño, se puede averiguar mucho acerca del entorno en el que vive y su comportamiento frente a este y las personas que le rodean. Pero en el fondo, los animales son muy expresivos y son maestros en la apertura de nuestras capacidades extrasensoriales, por lo que no resulta difícil escoger esencias a partir de las pautas originales de Bach.
En tratamientos combinados, las Flores de Bach utilizadas en animales suponen un complemento fantástico, reduciendo efectos secundarios de medicación, acortando el tiempo de convalecencia, elevando estados deprimidos o reduciendo estados de ansiedad o agresividad, y un largo etcétera. No deben faltar en cualquier caso.
REIKI
Estamos de acuerdo en que los animales están animados por la misma energía (Chi o Ki) que nos da vida a todos los seres. El método Reiki de imposición de manos por lo tanto incluye a los animales como seres capaces, no solo de recibir Energía Universal (Amor), sino darla también. Igual que nosotros, los animales son canales energéticos, y aunque no estemos seguros a ciencia cierta de si son conscientes de ello o no, son seres afines a la Naturaleza y su Fuerza Vital o Sutil. Este don les convierte en humildes terapeutas y agradecidos pacientes. En compañía de varios animales, practicar Reiki a uno en particular, atrae a los otros como un imán lo que demuestra que saben y resuenan con lo que está ocurriendo. De hecho llamarán la atención para que la Energía que se está impartiendo se comparta con los demás. Por otro lado pueden rechazarlo cuando tienen suficiente, u ofrecer aquellas zonas donde desean recibir Reiki.
Si la Acupuntura se rige a base de la electrofisionomía de meridianos y puntos, el Reiki se rige por los centros energéticos conocidos como Chakras, y sí, los animales los comparten también. Para ser seres encarnados en la de la tercera dimensión, los animales contienen en sus Chakras la información que permite que la energía se condense en la materia según el patrón vibracional que caracteriza a su especie, y éstos se encuentran en las zonas correspondientes que se asimilan a las nuestras.
El Reiki es una terapia muy sutil y funciona de una forma muy particular, ya que lo que se pretende es que la Energía Universal Ominisciente simplemente se concentre y se comparta, dejando que ésta actúe con su propia inteligencia, diferenciándose de otras técnicas que requieren la manipulación de la energía según las aptitudes y deducciones del terapeuta. Como canales naturalmente abiertos y conectados, los animales responden al Reiki como algo natural para ellos y rápidamente se benefician de su práctica.
OTRAS TERAPIAS NATURALES
El mundo de la medicina alternativa o complementaria es amplio y aquí solo se han comentado tres de las terapias más populares. Sin adentrarnos en su Materia Médica, la Homeopatía del Dr. Hannemann, es una de las medicinas más extendidas en el extranjero con particular popularidad en el mundo equino. Pero la lista se extiende a tantas como se apliquen en humanos, pues todas contemplan a los seres vivos como organismos organizados por una compleja inteligencia que se manifiesta en varios niveles, y cuyo desequilibrio desencadena en síntomas físicos o enfermedades psicosomáticas. Todas se enfocan en el encuentro de esa armonía original que nos pertenece por naturaleza, pero que, por situaciones de la vida actual, la hemos perdido. En la búsqueda de nuestra salud y la de nuestros animales, se nos brinda la oportunidad de recordar quienes somos, de donde venimos, y qué son los animales en nuestras vidas y en el planeta (sin olvidar a los árboles y plantas a los que también se les aplican terapias naturales, a las que responden, sin duda! Pero esto es algo para otro artículo, en otro momento).



Gemma Knowles
Vicepresidente de la Fundación Trifolium y creadora del Instituto Trifolium para las Terapias Naturales en Animales

Revista Primavera 2011

1 comentario:

  1. Anónimo11/7/12 1:24

    Interesante, le doy las gracias.
    Los humanos somos animales que nos hemos ido desvinculando de la naturaleza y del resto de los animales.
    Me ha gustado leer el articulo, me gustaria tener conocimiento sobre todas esas técnicas, poco a poco aprenderé.
    Vivimos en un mundo que va tan rápido que se nos olvida lo realmente importante que es nuestra salud, nuestro equilibrio.
    Ansiedad, estres, depresion ... todos esos males yo creo que se los trasmitimos a los animales que conviven con nosotros.
    Deberiamos aprender de esos maravillosos seres perros, gatos, caballos... que hemos domesticado, yo tambien creo que son como nosotros sienten, sueñan, sufren... me da tanta pena lo que pone en su articulo que ellos son como esponjas emocionales, pobrecitos lo que deben sufrir por nuestra culpa. Como me gustaría poder ayudarles a todos,tanto a mi perrina y a mi gatina, como al resto de los animales que veo diariamente.

    ResponderEliminar