domingo, 21 de noviembre de 2010

La mitad vive en un municipio diferente al de su ocupación

Vivir en un municipio y trabajar en otro distinto. Es la situación que tiene la mitad de los trabajadores madrileños, según el Atlas de la movilidad residencia-trabajo en la Comunidad de Madrid. El estudio, impulsado por el Gobierno regional y presentado ayer, recoge que los empleados recorren de media casi 12 kilómetros (11,8) para llegar a su empleo. Esos desplazamientos estudiados no necesariamente se refieren a vehículos privados.

El atlas establece sus resultados a partir de los datos de los trabajadores por cuenta ajena, que obtiene de la Seguridad Social y los cruza con el padrón continuo de los municipios. Las cifras manejadas se refieren a 2008, antes de que arreciara la crisis económica. Madrid tenía entonces 3,3 millones de asalariados.

El estudio no aborda las causas que llevan a muchos madrileños a vivir lejos de su trabajo, como podría ser el precio de la vivienda. Sin embargo, para el director general de Economía, Estadística e Innovación Tecnológica, José María Rotellar, quien presentó ayer el estudio, los desplazamientos tienen un motivo más vinculado a las relaciones humanas. "El atlas pone de manifiesto que la región madrileña se ha expandido económicamente en respuesta a la pujanza de los madrileños, que cada vez más, eligen lugares de residencia distintos a los del municipio de su centro de trabajo, motivados, especialmente por causas sociológicas, como la cercanía a la familia o los amigos".

- De la periferia al centro. La gran mayoría de los flujos de trabajadores que detecta el estudio se producen desde la corona metropolitana hacia Madrid capital (3,2 millones de habitantes), sobre todo desde los municipios colindantes, varios de los cuales rondan los 200.000 vecinos.

- Menos desplazamientos en la capital. En la ciudad de Madrid trabajan 8 de cada 10 empleados que residen en ella. Pero solo ocupan el 65% de los puestos de trabajo que existen en el municipio. En cambio, en otras localidades de la región no llega al 40% la proporción de trabajadores que consiguen un puesto de trabajo cerca de casa, sin tener que salir de los límites municipales.

- 350.000 en el norte de la ciudad.

Madrid es una ciudad eminentemente de servicios, y el sector terciario representa casi el 80% de la economía, a distancia abismal de la industria o la (testimonial) agricultura. El eje que traza el estudio entre la Castellana y el Campo de las Naciones concentra la mayor cantidad de sedes de empresas, bancos e instituciones públicas de toda la región. El atlas cifra en 350.000 los puestos de trabajo localizados en un radio de 500 metros en torno al eje que va desde el Nudo Norte hasta la glorieta de Atocha.

- Más empleos que trabajadores. Los barrios que albergan más puestos de trabajo son Salamanca, Chamartín, Centro y Chamberí. De hecho, ofrecen un número de empleos superior al de trabajadores residentes en estos distritos. En Salamanca y Chamartín, por ejemplo, las plazas de trabajo superan en 120.000 al número de empleados por cuenta ajena que residen en esas zonas. Centro y Chamberí tienen 100.000 puestos de trabajo más cada uno que la cifra de empleados residentes en ellos. Alcobendas, Tres Cantos, Pozuelo de Alarcón, San Sebastián de los Reyes y Las Rozas son los grandes municipios con más puestos de trabajo que trabajadores residentes.

- Salir del barrio. En cambio, en otros distritos de la ciudad abunda más la mano de obra que los empleos. Es el caso de Latina (los trabajadores superan en unos 83.000 a los puestos laborales disponibles) y Puente de Vallecas (casi 80.000 trabajadores más que en empleos en el distrito). De ahí que a diario salgan de cada uno de estos barrios unos 100.000 trabajadores, según los datos que aporta el estudio. En la misma situación se encuentra Carabanchel.

- Del sur al centro. Los trabajadores que cubren el superávit de puestos de trabajo en la capital provienen en gran medida del cinturón periférico del suroeste. Móstoles, Leganés, Fuenlabrada o Alcorcón (superan en conjunto los 750.000 habitantes) son los municipios de los que salen más ciudadanos para trabajar en la capital. Cada día, de cada uno de ello salen más de 40.000 trabajadores.

- Auge empresarial en el norte. Además del eje Castellana-Campo de las Naciones, la construcción en los últimos años de nuevos parques empresariales y centros comerciales ha provocado el nacimiento de nuevos focos de empleo para el sector servicios en la periferia norte de la capital, según recoge el atlas. Los conglomerados empresariales en el entorno de la A-1 a la altura de Alcobendas y San Sebastián de los Reyes o la zona de la A-6 a su paso por Las Rozas, Majadahonda y Pozuelo de Alarcón son los ejemplos que recoge el estudio, elaborado para la Consejería de Economía.

- Dos millones de empleos en un radio de 11 kilómetros. Esta expansión territorial del sector terciario ha supuesto que en un radio de casi 11 kilómetros desde el centro de la ciudad se localicen unos 2.000.000 de puestos de trabajo por cuenta ajena de los 3.300.000 que contabiliza el estudio. Si el radio se amplía hasta los 17 kilómetros aparece una zona de tradición industrial, pero que, según el estudio, está sufriendo un rápido proceso de conversión hacia el sector servicios. Se trata del eje oriental que parte de la ciudad hacia el Corredor del Henares y Guadalajara. Allí, la actividad económica derivada del aeropuerto de Barajas, ofrece 260.000 empleos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario