viernes, 7 de mayo de 2010

Os lo dedico





Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo:

— «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas». A lo que replicó Diógenes:

— «Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey».

Anthony de Mello

No hay comentarios:

Publicar un comentario