jueves, 15 de abril de 2010

Dedicado a...muchos


Diógenes
Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Aristipo:

— «Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas». A lo que replicó Diógenes:

— «Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey».

Anthony de Mello

1 comentario:

  1. La verdad se desprende del bien, como la luz se desprende del Sol,
    en todo hay algo bueno, en todo hay algo de verdad.

    La verdad, por muy dolorosa que sea, siempre es el camino adecuado

    ResponderEliminar