domingo, 23 de agosto de 2009

comer demasiado...


Comer demasiado salami y jamón de niño potencia el cáncer de colon de mayor


Menos bocadillos de salami y jamón y más zumos y frutas en las mochilas escolares de los niños. Ésta es la recomendación que ha lanzado una ONG británica como otra medida más para prevenir el cáncer. Según las mismas fuentes, un consumo excesivo de carnes procesadas (donde se archivan también las salchichas y el bacon) aumenta la probabilidad de desarrollar cáncer de colon.

El Fondo Mundial para la Investigación sobre el Cáncer (WCRF en sus siglas en inglés) ha exhortado a los padres de Reino Unido a que las saquen del menú diario de los pequeños. Si las cuentas no les fallan, 3.700 casos de este tipo de cáncer podrían haberse prevenido al año si cada británico hubiera comido 70 gramos menos de carne procesada a la semana (lo equivalente a tres lonchas de bacon).

Aunque es cierto que no existe ningún estudio específico que explique el efecto que provoca comer este tipo de carne durante la infancia, la WCRF dice que “las pruebas en adultos son demasiado evidentes como para ignorarlas”. Asimismo, la ONG recuerda que también se debe poner frenos al consumo de carne roja: “No se debe comer más de 500 gramos –peso una vez cocinada- a la semana”.

Como propuesta de cambio, la WCRF recomienda a los padres que usen aves de corral, pescado, queso bajo en calorías o pequeñas cantidades de carne magra para los bocadillos de sus hijos.

El objetivo de dar a conocer este mal hábito es educar a los niños para que no abusen de las carnes procesadas desde pequeños y no las archiven en su dieta habitual cuando sean mayores. “Si los niños consumen diariamente carne procesada, al final del año habrán ingerido demasiada. Es mejor que la vean como un alimento ocasional”, explicó Marni Craze, portavoz de la ONG.

La educadora aprovechó para lanzarles a los padres otra advertencia: que eviten dar a sus niños comidas con exceso de calorías, como demasiadas bebidas con azúcar, ya que potencian que padezcan sobrepeso. Otro factor más que contribuye a desarrollar cáncer en la edad adulta.

Desde la ONG son conscientes de que es muy difícil modificar los hábitos entre las personas, “pero si la gente tiene presente los beneficios que nos reportarían incluir estos hábitos saludables en nuestra dieta diaria, evitaríamos que muchos cánceres apareciesen”.

Así que recuérdelo: menos salami y jamón y más frutas y verduras para los más pequeños.


No hay comentarios:

Publicar un comentario