domingo, 19 de abril de 2009

CONVOCATORIAS


La Asociación Planeta Verde, es ante todo, una organización que se preocupa por el medio ambiente, no sólo a nivel local, comunal, nacional, sino que pretende, fiel a nuestro lema de ACTUA LOCALMENTE PIENSA GLOBALMENTE, denunciar, actuar, o buscar alternativas a lo que MUNDIALMENTE nos afecta a todos ¿o no?, ¿alguno piensa lo contrario?.

Hay algunos políticos -principalmente- y demás personalidades de variopintos intereses, que rebaten con argumentos enrevesadísimos el NO cambio climático y apuestan por la regulación "personal" del propio Planeta Tierra. Lógico, si no actuasemos salvajemente los humanos.

En fín, hoy vamos a colgar una serie de CONVOCATORIAS que tenemos en nuestro Municipio pero que a futuro será también a nivel Nacional o Internacional. Podeis ver las estadisticas pinchando en el corazón verde de nuestro blog, donde podreis comprobar que nos visitan desde los ESTADOS UNIDOS por el Oesta a CHINA por el Este y desde SUECIA por el Norte a SUDAFRICA por el Sur.

Os ánimamos a remitirnos vuestras iniciativas o convocatoria que siempre y cuando encajen en la lineas de la Ecología, serán bien recibidas.

CONVOCATORIAS:

1.-La semana de Feria ecologica de la alimentación Sana en Polvoranca de Alcorcón, se celebrará el día 7 de Junio
2.-Entre el 13 y el 24 de abril, GREENPEACE explicará a los ciudadanos qué son los transgénicos en varias ciudades españolas.
3.-Nuestros amigos Franciscanos nos invitan a la semana ecologica-franciscana que va a tener lugar en la Parroquia de San Pedro Bautista de Alcorcón


“Siguiendo las huellas de San Francisco, muestren los hermanos hacia la naturaleza, amenazada en todas partes, un sentimiento de respeto, de modo que la tornen totalmente fraterna y útil a todos los hombres para gloria de Dios.”
Capítulo General de Madrid. “La vocación de la Orden hoy”


Día 20. Conferencia: “Vida franciscana. 800 años de frutos”
Día 21. Película: “CLARA Y FRANCISCO I” (80 minutos)
Día 22. Película: “CLARA Y FRANCISCO II” (80 minutos)
Día 23. Eucaristía de Acción de Gracias por los 800 años de la
Orden Franciscana (20,00 horas).
Vigilia franciscana de Oración (20,30).
Día 24. MESA REDONDA “La diversidad del franciscanismo”:
Fr. Rubén Moreno Camuñas (OFM).
Sor Clara Marimón ( Franciscana Misionera de María).
Mª Resurrección Pozo Obesso (Fraternidad Seglar).
Moderador: Fr. Cayetano Sánchez.
Día 25: “Francesco. El Musical”, representado por jóvenes
de la Parroquia del Pilar de Campamento (17.00 horas).

Todos los actos tendrán lugar en el templo parroquial
a las 20.30 horas, salvo las excepciones arriba indicadas.

4 comentarios:

  1. ¿dónde está san francisco de alcantara? ¿en que calle? gracias

    ResponderEliminar
  2. EL PASO DE LA LUZ
    “Érase una vez el mundo de los insectos. Era un mundo estrecho y pequeñito, pero como ellos eran insectos no se planteaban que pudiera haber algo mejor para ellos. Además, desde hacía un tiempo, el mundo de los insectos se había quedado a oscuras y nadie conocía la causa. Habían sido los escarabajos peloteros que, hartos de escuchar críticas por su afición de acumular bolas de estiércol (la caca de vaca era su favorita) y aprovechando su mayor fuerza, hicieron que todo el mundo quedara en tinieblas. Así comenzó su reinado.
    Las abejas estaban que trinaban, porque no podían libar el néctar de las flores y hacer miel, ni podían producir cera para construir sus panales… ¡y hacía tanto que ya no tenían una reina por esta causa!
    Las mariposas fueron las que más sufrieron el dominio de la oscuridad, porque cuando trataban de volar siempre se enganchaban las alas con alguna rama o se golpeaban con las rocas, cayendo fatalmente al vacío. De este modo, se resignaron a vivir posadas en alguna rama, sin desplegar unas alas que, a fuerza de inactividad y oscuridad, perdieron todo su brillo y su color.
    Las hormigas fueron las que menos sufrieron “el apagón” porque, como lo suyo era acumular comida y trabajar, siguieron obedientes a sus líderes, aunque disgustadas, en la tarea diaria de producir para ellas mismas.
    Así pasaron las generaciones, así la tiniebla se convirtió en la forma de vida de todos los insectos, oprimidos y dominados por los escarabajos peloteros y sus castillos y tesoros de caca, que ahora se veían protegidos por un nuevo aliado: un ciempiés venenoso que disuadía a todos los que trataban de impedir que “el lobby” de los peloteros se extendiera aun más.
    Un buen día apareció un insecto nuevo, era poco más que una larva pero era enormemente distinto porque… IRRADIABA LUZ. Era una luciérnaga que se inflamaba de luz toda ella desde el centro de su cuerpecito y, así, iluminaba el lugar donde se encontrara.
    Rápidamente los peloteros trataron de aplastarla con sus corpachones gordotes revestidos de duras placas de queratina, pero la luciérnaga desplegó dos pequeñas y ágiles alitas que la elevaron por encima de todo. Ellos se pusieron a lanzarle bolas de mugriento estiércol con el fin de derribarla, pero la luciérnaga se encendía más y más y volaba ágil esquivando sus disparos.
    Cuanto más volaba más dejaba en el cielo estelas de luz que permitían a todos los insectos conocer de verdad el mundo donde vivían, hasta que se dieron cuenta de que ESE MUNDO NO ERA SINO UNA PEQUEÑA HABITACIÓN CON LAS VENTANAS CERRADAS. Los escarabajos peloteros habían cerrado todas las ventanas desde hacía generaciones y de ahí el apagón en el que todos los habitantes actuales del mundo de los insectos vivían desde su nacimiento.
    Cuando se empezó a despertar en los insectos un fuerte malestar contra los peloteros, ellos sintieron miedo por primera vez en su existencia de caca y, quizá por ese miedo, uno de sus disparo acertó a impactar en medio de la espalda de nuestra luciérnaga que, sin poderlo evitar, cayó a tierra quedando aturdida.
    Antes de que la luciérnaga consiguiera espabilarse, el ciempiés venenoso se lanzó sobre ella y le clavó su fatal aguijón. La luciérnaga se supo herida de muerte y dedicó sus últimos momentos de vida a inflamarse de luz con más fuerza todavía. Después, murió, y su cuerpo quedó inerte, emitiendo aun un tenue resplandor que daba ante todos testimonio de que la luz existía.
    Las hormigas taparon el cuerpecito de la luciérnaga con una hoja y la llevaron dentro de un hormiguero que estaban empezando a construir. Las abejas se enrabietaron más que nunca y se pusieron a zumbar en torno a una de las ventanas más pequeñas con la intención de hacer palanca con sus aguijones y abrirla, a lo que les ayudaron las mariposas que consiguieron desplegar las alas y sumarse a ese vuelo liberador.
    ¡¡¡ Unoooo, ddooosss, yyy… TTTRREEESSSS…!!! La ventana se movió a penas un ápice, pero esa rendija permitió que una luz nueva y maravillosa se abriera paso en la tiniebla del mundo de los insectos.
    Los escarabajos peloteros ametrallaron con bolas de estiércol a la escuadrilla de abejas y mariposas tratando de impedir su labor, pero estas siguieron con su empeño mientras que las hormigas distraían y molestaban a los peloteros y una araña enredaba al ciempiés venenoso trabando 46 de sus cien patas con su más pegajosa tela.
    En unos cuantos empujones más la ventana quedó totalmente abierta. Los insectos no podían creer que pudiera haber tanta luz y que fuera tan bonita. Alguno creyó incluso ver, al fondo de la luz, la silueta de la luciérnaga, grande y majestuosa. El caso es que cuando fueron al hormiguero y levantaron la hoja bajo la que dejaron el cuerpo no encontraron nada, pero claro, esto sólo lo vieron unos pocos.
    Los insectos alados salieron a toda prisa buscando la luz, mientras que los peloteros corrieron a esconderse en sus tesoros de estiércol y el ciempiés buscaba una piedra para ocultarse debajo.
    Fueron muchos los insectos que no pudieron ir tras la luz, pero en ese mundo, antes en tinieblas y ahora bañado por la novedad de la luz, las cosas cambiaron rápidamente. La vida mejoró bajo ese manto de luz renovadora que todo lo hacía nuevo para los que estaban acostumbrados al dominio de la oscuridad.
    No sólo cambió la vida diaria de aquellos que no pudieron salir con el resto de sus compañeros, pues ellos mismos fueron cambiados, como por una metamorfosis provocada por la permanencia en la vida de la luz.
    El resultado de ese cambio fue la progresiva aparición de unas alitas en la espalda de cada uno de esos insectos -unas más grandes, otras más llamativas, otras más recogiditas- que les permitían acudir al encuentro de esa tan deseada luz que permanecía, día tras día, buscándoles insistentemente.
    Uno tras otro todos consiguieron levantar el vuelo y partir para reencontrarse con los demás, todos menos los escarabajos peloteros que seguían amontonando tesoros de caca y el ciempiés venenoso, que con sus cien patas, estaba demasiado apegado a la tierra como para exponerse a la luz y renunciar a su veneno.
    Finalmente, la ventana se cerró, y la luz se extinguió ya para siempre en el antes país de los insectos. Los peloteros pudieron dedicarse, ya sin presiones ni críticas, a seguir amontonando ”riquezas” para siempre, pues la vida chata y alicorta que eligieron se vio proyectada en la eternidad, como la del venenoso aliado de los escarabajos, que terminó eligiendo entre ellos a sus víctimas al no tener a nadie más a quien envenenar. En fin, toda una caca.
    El paso de la luciérnaga por el reino oscuro de los peloteros devolvió la soberanía sobre sus propias vidas a todos los insectos, incluso a los escarabajos y al ciempiés que, al final, tuvieron lo que querían y lo tuvieron para siempre.
    La luz consiguió liberar a los que habían nacido entre sombras, descubriéndoles que había mucho mundo fuera de la estrechez en la que se habían habituado a vivir.
    El paso de la luz no anuló la posibilidad de que la tiniebla existiera, pero lo que si propició es que todos conocieran algo más, que conocieran la verdad de las cosas y que pudieran elegir, que pudieran ser libres. Y es que, como dijo alguien una vez, “la verdad os hará libres”.

    ResponderEliminar
  3. Silvia, no es francisco de alcantara, es san pedro de alcantra, y está al final de la calle caceres

    ResponderEliminar
  4. Anónimo20/4/09 0:26

    Si la pregunta busca saber dónde se va a celebrar la semana franciscana, la respuesta es Calle Cáceres, número 27, y el santo es San Pedro Bautista (Parroquia San Pedro Bautista, franciscanos), que es de los frailes de san Francisco de Asís y coetaneo de San Pedro de Alcántara. Es que me parecía que os estábais haciendo un pequeño lio, jeje. Un saludo franciscano de Paz y Bien de parte de todos ellos y del que suscribe también. Fr. Víctor

    ResponderEliminar