sábado, 21 de febrero de 2009

ecologia politica






ECOLOGIA POLITICA (I)

Artículo publiculado en la Tribuna de Guadalajara
http://www.latribunadeguadalajara.es/seccion.cfm/Portada

Miguel Ramón Gil Presidente Comité de Empresa y coordinador Web/blog Asociación Planeta Verde de Alcorcón y miembro de los Verdes grupo Verde de Alcorcón.

Todos somos hijos de la tierra, huéspedes de la misma, seres vivos que por casualidad o por gracia somos acogidos en la misma. Y es por eso por lo que no cabe en nuestra ideología los racistas, los machistas, los homófonos, los integristas, los patriotas, porque… el ser humano es igual si es blanco o negro, hombre o mujer, si sus tendencias son homosexuales o heterosexuales, sin son budistas o ateos, sin son de aquí o de allí. Porque las fronteras no existen en la naturaleza, ni el color de la piel o la religión. Somos hijos de la tierra y no propietarios de la misma.
La multitud de sensibilidades nacidas en las sociedades occidentales, feminismo, pacifismo, ONGs, antirracistas, etc. son conscientes que el modelo liberal productivista está agotado y es esa realidad reflexionada la que alimenta el movimiento político ecologista.
En la actualidad sigue sin calar en nuestros ciudadanos, del Estado español, la certeza y por sinergias, la ilusión de que un partido verde, aunque este unido, sea capaz de transformar la vida cotidiana de cada uno, más aún, ¡ni quieren!
Es el propio ciudadano el que sigue sin ver la necesidad de un cambio radical, porque sigue asumiendo la tesis de que «aquí no pasa nada» que todo son exageraciones de personas ‘raras’, de ecologistas de barba larga, o misioneros de la exageración; siguen creyendo que la propia tierra será capaz o es capaz de regular la acción predadora del ser humano.
No obstante, la crisis económica mundial ha dado, no nos engañemos, tan sólo un pequeño toque de atención a las economías reales de las personas.
Esa crisis de «toque en el cogote» ha hecho temblar a más de uno, pero sin llegar a cargar sobre los cimientos del sistema productivista. «En un par de años se vuelve a crecer a base de ladrillo y hormigoneando lo que se ponga por delante», te dicen.
En definitiva, se siguen poniendo tiritas a una realidad de futuro obscuro y que los partidos liberales o socialistas se sienten incapaces de solucionar. El parche que se intenta colocar, convertido en un termino grandilocuente, es el de refundación del capitalismo, o lo que es lo mismo, plantea la necesidad de regular el sistema actual productivista por el mismo sistema, pero eso sí, con cortafuegos que controlen el mismo crecimiento «descontrolado».
Sin embargo, sigue sin existir esa necesidad real de cambio. No hay aún nada que afecte de un modo brusco y radical al bolsillo o a la propia salud del ciudadano para que sean, seamos conscientes de la necesidad de un cambio profundo del actual sistema. Mientras no exista esa realidad sufrida, no habrá nunca un cambio autentico, catarsis.
El movimiento verde propone un cambio tranquilo, sostenible, no parcheado y realista.
Las presentes elecciones actuales en el País Vasco, sobre todo y en menor medida en Galicia, son un sondeo importante del muy variopinto movimiento eco pacifista, movimientos verdes de todo el Estado Español.
Un modelo que empieza a plantearse si de verdad merece la pena cambiar las cosas o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario